familia

Educación de los hijos

La educación de los hijos es manejada según el criterio, educación y otros valores sociales de los padres o padre a cargo de ellos.

Los principios de las personas por lo general son muy pobres en cuanto a educar a los hijos y esto no solo ocurre en los estratos bajos, sino en los de clase media y altos con mas frecuencia de lo que se cree.



Efesios 6:4 dice: Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. 

Muy cierto que el primer mandamiento con promesa en el nuevo testamento es el que antecede a este y es el honrar a padre y madre, pero también los padres deben dar honra a los hijos y respeto de forma tal que puedan tener normas, acompañadas de un buen juicio para mantenerse dentro del camino correcto.

Esto se logra a base de una buena crianza. Dedicando tiempo de calidad a los hijos, educándose al mismo tiempo que ellos en algunas cosas de las que carecen muchas veces los padres, porque las anteriores generaciones no contaban con la gran cantidad de recursos, con los que se cuentan hoy en día.

Los tiempos han cambiado y las pautas por las que se rigen los comportamientos actuales han variado mucho en las últimas dos a tres décadas, contribuyendo a esto el avance de las comunicaciones y tecnología actual.

Si los hijos no pueden tener libertad de acción y un espacio en sus hogares ¿Cuándo y donde lo van a tener?

Es muy importante respetar a los hijos, al mismo tiempo que se educan.

Hay normas que se deben seguir para que cuando lleguen a la edad adulta, sean personas equilibradas y de buenas actitudes, que tengan convivencias sanas y puedan sortear los problemas que se presentan en la vida.

A veces los padres creen que los hijos son propiedad de ellos para abusar de diferentes maneras. Especialmente en la forma emocional y manipulando las situaciones.

Piensan que los hijos deben cargar con toda una cantidad de situaciones para aliviarlos a ellos del estrés y obviar el sacrifico inherente a una buena crianza.

Esto conlleva a que la juventud sea inestable y los peligros que los acechan los alcancen más fácilmente.

Los hijos son una responsabilidad, que bien llevada va a hacer hombres saludables, de valor y que valoren la vida, las personas y especialmente a sus padres y van a causar mucha alegría y satisfacción en su entorno familiar.

Para que estos se puedan dar es necesario que los padres reciban consejos y asesoría de personas maduras espiritualmente y capacitadas para entender la problemática que envuelve las diferentes etapas del crecimiento de los hijos.

Un buen profesor o profesora es una invaluable ayuda para los padres. Están en capacidad de dar un buen consejo y participar activamente en la educación de los hijos.

Los abuelos muchas veces no dan un consejo acertado, debido a que se les nubla el entendimiento por el amor desmedido en ocasiones por sus nietos y muchas veces la culpabilidad de creer que no fueron todo lo buenos padres que sus hijos necesitaban, tratan de enmendarlo consintiéndolos en exceso.

Hay personas mayores y de mucho conocimiento y respeto que pueden dar un consejo a tiempo y también lógicamente en la iglesia debería haber muchas ayudas idóneas para los padres.

Dios te bendiga

Jadeen