El acoso, matoneo o bullying

Hablar sobre estos temas es a veces un poco difícil, porque implica muchas cosas que las madres y padres debemos tener en cuenta para ayudar a nuestros hijos en los problemas de acoso; no solo escolares, sino de barriadas y sitios de viviendas en el caso de los inmigrantes.



A nadie le gusta que le acosen a su hijo de ninguna manera y esto es bueno porque es sinónimo de amor y protección. Pero a veces el acoso forma parte de la vida familiar y esto se repite en los demás entornos en que se desenvuelven, no solo los hijos sino los padres.

Debemos recordar que no todas las personas amamos de la forma correcta. El egoísmo es el que esta imperando en todo el mundo y la mayoría de las personas no se conforman con poco, sino que cada vez que alcanzan un logro quieren correr a buscar cosas más grandes.

Causas del acoso o matoneo

El acoso o matoneo se esta dando a todos los niveles sociales y se piensa que no es gracias a las comunicaciones, que si ayudan a que se de más fácilmente.

Pero la realidad es que son los anhelos de venganza reprimida que hay en el corazón de las naciones por tantas mentiras y familias mutiladas durante muchos años de opresión de los líderes y administradores de justicia, que se han rebelado contra las reglas que han marcado las sociedades.

Ellos piensan que dañando las familias más adineradas o que tienen más privilegios van a alcanzar una justicia social que nunca llega, porque cuando llegan al poder se encuentran con aun más problemas de los que normalmente se manejan, debido a la ignorancia y la dificultad para delegar funciones racionalmente.

Entonces esto se refleja en las sociedades de diversas maneras y la manera más fácil y más dolorosa es esta del matoneo infantil.

Soluciones inmediatas a estas dificultades

Muchas veces las soluciones han llegado tarde, pero en realidad en mi caso particular tengo fe de que se hace mucho más de lo que vemos, porque de que sirve un mundo donde no hay esperanza.

Donde vamos a vivir con la zozobra de que siempre van a suceder cosas malas y de que nunca vamos a estar tranquilos, de que cuando nuestros hijos, nietos y hasta bisnietos salen les va a suceder algo malo.

Todos debemos tratar de enseñar a nuestros hijos y la juventud las realidades que se viven, pero es bueno reflexionar sobre lo que estamos haciendo y obrar en consecuencia.

No todas aquellas personas con apariencia de buenas son lo que muestran, preparando una ensalada cortaba el tomate que estaba fresco y con la piel en perfecto estado, maduro pero al tacto era el preciso para ensalada, cuando lo corte por la mitad, toda la parte de adentro estaba dañada y tuve que sacarla, utilizando únicamente la parte buena.

Jadeen