Da y se os dará medida abundante...

Dar para tener una vida cristiana abundante

La biblia que es la palabra de Dios en muchos versículos nos habla del deleite y bendición que es Dar. Parece contradictorio que nuestro amado Padre celestial nos manda dar y al ser humano generalmente eso es lo que menos le gusta, siempre queremos recibir y no dar.

Todos pensamos en las bendiciones que recibiremos si le servimos fielmente a Dios, en el mundo piensan en la forma de ganar y recibir más cada vez.

Algunas personas tienen un don de servicio que incluye el dar generosamente, pero para dar hay reglas espirituales que nos ayudan a recibir el fruto abundante que es el Dar.

Lucas 6:38  Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

Esto quiere decir que cuando damos, sin especificar especialmente a quien damos o porque damos; vamos a recibir a cambio lo que damos multiplicado de acuerdo a lo que damos y como damos.

Pero el dar también tiene reglas espirituales que cumplir para que sea de bendición dar.



Condiciones para Dar y Recibir

Hay que determinar en a quien se le va dar y que esta persona o personas sean buena tierra para sembrar en ella Y aquí debemos recordar la parábola del sembrador y no tirar nuestra semilla a la orilla del camino, en pedregales o en los espinos, sino en buena tierra.

¿Preguntaremos cual es esta buena tierra en la que Dios nos manda a sembrar? No lo sabemos, pero para encontrar la buena tierra en la que Dios quiere sembrar, lo principal es que debemos dejarnos guiar por el Espíritu Santo de Dios y dar cuando él nos inste a dar.

Generalmente cuando nos hablan de dar, enseguida se nos viene a la mente dar económicamente y si es nuestro deber de ayudar a los que necesitan.

Primeramente dice la Biblia a los hermanos en la fe, pero también a nuestra familia en la carne es importante darle por el testimonio que les damos y el reconocimiento que ellos van a darle a la Gloria de Dios, en 1 Timoteo 5:8 dice: porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.

También la Biblia nos habla de aquellos que necesitan y no los ayudamos ¿cómo van a creer?  En 1 Juan 3:17 dice: Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?

Como vemos hay muchas formas de dar, pero hay algo que debemos tener en cuenta y que hace mucha falta conocer en el concepto de dar.

¿Dar y cómo damos y que damos?

Dar es entregar, regalar algo, donar, aportar, suministrar algo que se necesita y muchas palabras sinónimas que nos explican el dar.

Muchas veces hay necesidades espirituales y de afecto que deben ser suplidas, necesidades de buenos y desinteresados consejos, de ayudar no monetariamente pero sí de acompañar especialmente a los enfermos y ancianos, de visitar y tantas necesidades físicas y espirituales que tiene el mundo entero y que muchas veces por diferentes causas egoístas los cristianos no dan.

Y dice la palabra de Dios que aquel que sabiendo hacer lo bueno no lo hace se le es contado por pecado y cosa tremenda es caer en manos del Dios vivo, por desobedecer su palabra y querer recibir bendiciones que no hemos ganado.

Por eso si sabes dar, si puedes dar Da sin medida y si entiendes por medio de este mensaje que no sabes dar, ponte a cuentas con Dios y comienza a dar de acuerdo a la voluntad de él y comienza a vivir una vida plena en Cristo.

Dar es mejor que recibir, da una satisfacción completa de estar cumpliendo con Dios y nos ayuda a recibir mejores bendiciones de Dios y el hombre cada día.
Debemos desarrollar nuestras habilidades y destrezas espirituales, para ir creciendo en la gracia de Dios y el hombre.

Las dificultades con las que se enfrentan las personas al querer dar como conviene no son nada comparadas con el amor que Dios nos da y las bendiciones materiales y espirituales que recibimos.

Dios nos ama tan grandemente que dio a su unigénito hijo por amor de todos los hombres lo dice en Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.



¿Qué crees que puedes comparar tú con el amor de un Dios sin igual como este? ¿Qué podríamos dar los hombres para satisfacer la bendición que Dios nos da siempre?