Los hijos

Malos amores permisivos

Leyendo un artículo sobre la disciplina en los hijos y las consecuencias de una permisividad en la crianza de ellos, sumado a que muchas veces la madre les enseña y disciplina y los padres bonachones, que a todo dicen que sí y nada les parece que sea malo, dañan el crecimiento sano y disciplinado  de los niños.

Generalmente los matrimonios tienen conflictos y muchas veces estos conflictos terminan involucrando a los hijos de varias maneras.


Cada padre aporta una parte en la educación de los hijos y es natural que el temperamento de cada uno y las costumbres familiares se manifiesten a la hora de educar a los hijos.

No hay necesidad de una fuerte disciplina en la crianza de los hijos, pero si es muy importante el mismo sentir en los padres, el respeto que se tengan entre ellos y el buen comportamiento que tengan se refleja en el comportamiento de los hijos.

De nada sirve que uno de los cónyuges corrija, enseñe,forme costumbres y valores en los hijos, si encuentran debilidad y permisividad en uno de ellos. Lo que se hace se hace a medias, no alcanza a cumplir los objetivos porque los niños son muy sensibles al entorno en que se desenvuelven.

Las malas influencias familiares muchas veces entorpecen la labor cristiana que quieren hacer los padres en ellos o quizás uno solo de ellos sea cristiano y la disensión que esto crea, ayuda a que se le abran puertas a la indisciplina y doble ánimo.

Todo padre ama a su hijo, pero ese amor perfecto de padre del que nos habla en diferentes partes la palabra de Dios, es muy difícil alcanzarlo humanamente y sin ayuda.

Dios ha puesto ayudas idóneas para complementar las enseñanzas de los hijos en las diferentes edades. Estas ayudas idóneas son en la familia primeramente aquellas personas más cercanas, como abuelos y tíos y demás, en los colegios los maestros y así en una escala de valores también los ministros de Dios, representados en los pastores y maestros de las diferentes escuelas dominicales.

Es muy importante entender que las consecuencias de las carencias educacionales en los niños, se vivirán en la falta de fruto en ellos en el mañana que parece muy lejano, pero que en realidad llega ese día en que veremos todas esas circunstancias que nos obligaran a retroceder en el tiempo y evaluar la labor que hemos desarrollado, especialmente los padres.

No es fácil aceptar el mal comportamiento de un joven, la drogadicción, la falta de valores, la delincuencia juvenil, el suicidio y tantas cosas que involucran penas muy dolorosas difíciles de superar.

Para Dios no hay nada imposible dice su palabra en varios apartes. En Génesis 18:14 ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.

En Jeremías 32:17 ``¡Ah, Señor DIOS! He aquí, tú hiciste los cielos y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido; nada es imposible para ti,

En Lucas 1:37 porque nada hay imposible para Dios.

Pero Dios no tiene nietos y las personas encargadas en la tierra de la crianza de los hijos y responsabilidades con ellos son los padres y en su día deberán dar cuenta de ellos.

Por eso se debe con diligencia tratar de obtener bendiciones para ellos, en el tiempo en que se  reconocen las equivocaciones de crianza y faltas en ellos, podemos acercarnos confiadamente al trono de la gracia, para pedir misericordia y bendiciones de Dios para que enderece los pasos de los hijos desobedientes y en caso de haberlos criado en amonestación y temor a Dios, reclamarle su promesa que dice en Proverbios 22:6  Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Dios es fiel y su palabra se cumple y para el no hay nada imposible ¡Solo debes creerlo!

Y si tienes dudas sobre algo en relación a la palabra de Dios o el tema de los hijos, no dudes en dejar tu pregunta o comentario. ¿Cual es tu problema? ¿Encontraste respuesta en este articulo a tus inquietudes?