¿A quién consultamos cuando debemos tomar decisiones importantes?


En la vida hay miles de circunstancias que obligan a tomar decisiones y caminos que muchas veces no son los correctos y esas decisiones o caminos que se toman apresuradamente llevan a otras situaciones peores por causa del apresuramiento y la imprudencia.

Cuando se actúa como hombres naturales, generalmente se toman estas decisiones de acuerdo a la personalidad de cada uno y unos las toman por la experiencia que tienen de la vida, porque creen que es lo mejor en ese momento y algunos más porque se dejan aconsejar de las personas que tienen una marcada influencia en su vida y así por muchos consejos o personas.

Cuando conocemos a Dios y se es hombre espiritual muchas veces no se sabe a quién acudir en busca de ayuda o consejo para tomar decisiones importantes.

Los pastores son las personas encargadas de dirigir el rebaño con ayuda de sus ministros, pero la consejería debe ser dada por los ancianos de la iglesia de acuerdo a lo que dice la palabra de Dios.

Aunque la decisión final la toma la persona que tiene el problema quizás sería bueno recordar que de acuerdo al problema así se deben acercar las ovejas  a los varones de Dios (pastores en la actualidad) a presentarles las situaciones que viven, como paso en el caso de la viuda y el profeta Elíseo.

Uno de los primeros y más acertados consejos a los cuales se refiere la Biblia es cuando Jetro aconseja a Moisés sobre la forma de juzgar al pueblo de Israel.

Otro ejemplo digno de mencionar es el caso de Débora la profeta de Dios en medio de  los israelitas, en el libro de los jueces la cuarta juez pre-monárquica de Israel, consejera, guerrera y esposa de Lapidot .

Y hay muchos casos en los que se menciona la consejería o palabra recibida a través de los tiempos por el pueblo de Dios.

Esto quiere decir que Dios en su multiforme gracia tiene las personas adecuadas para dar un buen consejo, una guía en medio de los problemas y circunstancias que se vivan en cualquier momento.

Pero sobre todo se debe recordar lo más importante, que aun siendo personas de Dios; no se es infalible y muchas veces se debe mirar a la luz de la palabra que clase de consejo se recibe y sobre todo tener en cuenta las limitaciones humanas que se tienen.

Ahora se debe saber que el mejor consejo y único que recibimos completa y desinteresadamente para el bienestar y salud emocional es aquel que se recibe de parte de Dios.



Cual es la voz que se escucha en el momento de tomar decisiones

Si recuerda a Moisés en el desierto el mejor consejo que recibió, relata  el libro de Números 27: 12, fue aquel que vino de parte de Dios. Porque Moisés no confió en los ancianos del pueblo, en ninguna persona o amigo, ni se guio por su propio juicio para nombrar sucesor, sino que siguió el consejo divino; ya que su preocupación era que el pueblo no quedara como ovejas sin pastor: a la deriva, sino que Dios le diera sabiduría y le dijera quien era su sucesor.

Así al momento de tomar decisiones importantes para la vida personal, secular, cristiana el mejor consejero es Dios y para escuchar su voz y saber lo que quiere para la vida de cada  uno, se debe tener una relación de amor y amistad muy personal con el.

Esto solo se logra con tiempo de calidad dedicado a él, con oración y reglas espirituales que se van aprendiendo a medida que se sigue el camino de santificación y aprendizaje bajo su amoroso cuidado.

Por eso si en la vida cristiana faltan estos recursos, lo ideal es comenzar a buscarlos, principalmente en nosotros mismos, en la Biblia,  la iglesia y dejando que el Santo Espíritu de Dios haga su obra regeneradora y nos guie a pedir como conviene, no olvidando que la única puerta es Jesucristo Hijo, él es la verdad el camino y la vida.

Dios te bendiga