Imágenes que valen millones de palabras

Cuando hablamos de imágenes nos imaginamos las imágenes de yeso o muñecos, que acostumbran a tener muchas personas por diferentes motivos.

En el caso de algunas personas que tienen la imagen de la virgen de…, otras muñecos, como uno que por ejemplo le compre a una amiga y estaba vendiendo varias cosas y a mí me gustó mucho un muñeco de cocinero que tenía.


Compre el muñeco en cuestión y un día que vino mi sobrino y él se había casado, no le había dado su regalo de matrimonio y le regale el muñeco en perfecto estado, porque prácticamente era nuevo con las paletas que traía.

Saque el dichoso muñeco que nunca pude lucir en la cocina, debido a que nunca he tenido una cocina como es debido a pesar de tener tantos años de casada, siempre he vivido un poco como los gitanos, nada más lo necesario.

En aquel entonces era una cristina como le decíamos antes a las personas que no creíamos que fueran cristianas verdaderas, porque no era cristiana como hoy en día que estudio la palabra y trato de crecer cada día, pero las imágenes del pasado no se borran de mi mente, mucho menos las actuales y si hemos sido tan infelices o faltos de felicidad gracias a las personas que siempre han querido mandar en nosotras y en nuestras vidas, como vamos a poder compartir una Santa Cena, si hasta eso vigilan los hermanos para dar cuenta al pastor si la que la tomo se la merecía o no.

La Santa Cena es algo tan personal entre Dios y nosotros, que nadie puede señalar a otro de tomarla sin santidad a menos que sea entre el ofensor y el ofendido, en el caso de que los pecados sean de ofender o dañar a otra persona, pero debemos recordar que instruir a las personas en lo que es la santa cena es algo que no debemos obviar, a menos que sean iglesias que tienen otros preceptos y los desconozcamos.

La Biblia enseña que el que toma la santa cena indignamente juicio come y bebe para sí.

En el caso de algunos niños hablamos de niños verdaderos y niños en Cristo que son aquellos que apenas comienzan el camino del Señor, estos niños cuando pertenecen a agrupaciones de carnaval, en bailes o danzas antagónicas no pueden bajo ningún punto de vista por protección como dicen los padres tomar la santa cena.

Debemos practicar y enseñar reverencia a todos, especialmente a los niños en Cristo, a los niños que están comenzando a asistir a las congregaciones para que anhelen ser santos y buscar la verdadera palabra, que es esa leche sin adulterar de la que nos habla la Biblia y la que damos honestamente, según lo que leemos en la Biblia, porque los pastores nos enseñan pero lo básico, es como una forma de decirlo, ya que iglesias tan grandes como a las que a veces asisto no puede un pastor explicarle todas las inquietudes a las ovejas, pero los co-pastores con la compañera o compañero de oración pueden resolver de forma sana esas inquietudes. 

Hay congregaciones como la de los Pastores Arcesio Rodriguez y Ana de Rodriguez, en los cuales ella tiene una bonita y sana forma de instruir a las damas y hay varias cosas que ellos practican en el servicio de oración y adoración que fueron de mucha bendición para mi vida y que le doy gracias a Dios, por haberme permitido estar unos pocos meses y aprender mucho de la palabra y las cosas secretas de Dios, para que podamos crecer en gracia y bendecir a los hermanos y hermanas que están con nosotros y que deben aprender los rudimentos de la fe y a su vez compartirlos con los demás.