Palabras que dañan el crecimiento natural de las personas

Hay palabras que se utilizan por costumbre en las regiones de un país y que son mal utilizadas, por propios y foráneos.


Estas palabras cuando se llega a otra ciudad o país dan mala impresión al que las usa y muchas veces al que las escucha.

Se tiene el error de que al varón se le debe regañar o reprender utilizando expresiones groseras, vulgares, altisonantes, cambiándole los nombres a las partes del cuerpo de una forma que la familia únicamente las conoce y que sirven para burlarse y formar chacota con los nuevos parientes que ingresan a la familia.

Hay palabras que dañan la personalidad, que forman conceptos erróneos en los niños, que mal forman la personalidad, es por ejemplo cuando un padre está acostumbrado a pegarle a la pareja o compañera y a sus hijos, ellos creen que amor es golpear, tratar mal y así demuestran o manifiestan el agrado que sienten por otras personas y relaciones.

Las personas que utilizan expresiones groseras, subestiman a los demás por diversas causas y les gusta humillar y maltratar por cualquier causa sin motivo a los demás.

Aparte de que ser un varón u hombre de pelo en pecho como dicen algunos, no tiene nada que ver con la desfachatez,  la vulgaridad  y la malas costumbres que dañan una buena convivencia.

La vida es una rueda y debemos pensar que no sabemos lo que puede pasar y si hoy no necesitamos a las personas, mañana quizás o muy seguramente vamos a necesitar de su apoyo, confianza y afecto que es lo que mueve a las personas.

Ningún lugar mejor para pasar la vejez que con los hijos cerca y aquellas personas que siempre nos conocieron y con las que compartimos palabras amables y agradables durante mucho tiempo.

Por eso en lo  posible y ciertamente que se puede lograr; debemos dejar fuera de nuestro vocabulario esas palabras que dañan y que son costumbre repetir o gritar a los niños especialmente, a los jovencitos o adolescentes, muchas veces el marido a la mujer  y la mujer al marido,

Un empleado no puede gritar a su empleador porque se queda sin empleo, un hijo no puede gritar a su madre porque fácilmente se lleva sus lapos o correazos.

Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos, dice el apóstol Pablo en efesios 5:15-16.

Definiciones que se deben aprender para no usarlas en las familias y dañar su bienestar emocional.

Ultrajar: Injuriar gravemente a alguien, especialmente de palabra, pero también de obras o echos.

Humillar: Hacer sentir inferir a alguien sin ningún motivo o razón.

Calumnia: actuar falsamente, con malicia e intención de hacer daño.

Maledicencia: Murmuración, inventos, engaños sobre alguien o la propiedad privada patrimonio de alguien.

Y así términos que debemos saber sus definiciones porque el cristiano verdadero sabe lo que la Biblia dice acera de la Blasfemia contra el Espíritu Santo de Dios y debemos abstenernos de cometerla y caer en pecado de muerte, el cual para ser perdonados debemos consultar con la Iglesia, la Iglesia para el evangélico tiene un significado muy especial porque creemos que somos lavados por la sangre de Cristo y encontramos justificación para nuestros pecados en su nacimiento, crecimiento como persona humana, crucificado y resucito al tercer Día y esta sentado a la diestra de Dios padre intercediendo por nosotros sus hijos.

En segunda de Pedro 2:9 dice que somos nación Santa, linaje real, sacerdocio santo, pueblo escogido por Dios para llevar las virtudes de aquel que nos amo, que nos saco de las tinieblas a su luz admirable..

Dios te bendiga a ti que lees esto y que edifiques tu casa sobre la roca que es Jesucristo hijo, señor y salvador personal de aquellas personas que creen a su palabra, la Biblia.