Sexo

Sexo, sexualidad sana

Gracias a los medios de comunicación de todos los tiempos el sexo y la sexualidad de las personas en general se han difundido mucho. Ahora mucho más, gracias a la liberalidad del internet y los dispositivos móviles de todas clases.

Podemos decir que esto es inevitable. Sí, es inevitable, debido a que desde el comienzo de la humanidad satanás ha querido dañar al hombre y su progenie.



Es muy difícil en lo secular hablar de sexo con los hijos, muchas veces debido a los paradigmas que se pregonan sin dar un sentido claro, se ha tergiversado esta área de los niños y la juventud. Así como en el mundo se explica la sexualidad de las personas, en lo cristiano mucho más hay que dar una educación sana al respecto.

La liberalidad en todo sentido de las leyes y las declaraciones de las distintas comunidades llamadas LGBT, incluyendo tantas escenas en la televisión y todo el uso que se hace de la sexualidad en el marketing, ha creado una cultura distorsionada del sexo. Aparte de los problemas por otras situaciones, que han hecho aumentar este grupo social de forma descontrolada.

No discriminar, no señalar, no maltratar y todas las cosas que debemos enseñar a nuestros hijos y estudiantes en el caso de los maestros en general, no quiere decir que no seamos claros al momento de explicar sobre este tema.

Si queremos desarrollar una sexualidad sana en nuestros jóvenes, haciendo  la guerra a las prácticas insanas, que no quiere decir no disfrute de su sexualidad cada persona, debemos comenzar en los hogares a crear una cultura personal de asco hacia las prácticas sexuales no sanas.

Cuando sin darnos cuenta o dándonos cuenta evadimos explicar y enseñar sobre la sexualidad a nuestros hijos, estamos abriendo puertas a las prácticas no sanas en su sexualidad.

Un compañero o amigo de la misma edad no es el que va a aclarar las dudas de nuestros hijos, sino que las confusiones de uno y de otro se van a compartir. Si no sabemos cómo explicar a nuestros hijos lo que es la sexualidad,  lo mejor es conseguir una lectura adecuada a su edad y compartirla o dársela para que lea y aprenda lo que es la sexualidad y el cuerpo de cada uno.

Queremos enseñar con palabras, pero debemos recordar que lo que marca la crianza es el ejemplo con que estamos enseñando en el día a día a nuestros hijos y las personas menores en las cuales tenemos influencia.

Hay que ser claros al momento de hablar sobre lo que es la práctica homosexual, el estilo de vida que queremos que nuestros hijos lleven, si estamos de acuerdo o no con ello y como queremos influenciar a nuestros hijos.

Los homosexuales pueden defender su punto de vista, pero una persona heterosexual respeta y defiende su punto de vista.

Es bueno hablar sobre sexo, sexualidad y todo lo que implica crecimiento humano, emocional, sentimientos, belleza y todo lo romántico que involucra tener relaciones entre dos personas, pero cada cosa tiene su tiempo y si a tiempo hacemos uno sin dejar de hacer lo demás, podemos canalizar la juventud y energías de nuestros jóvenes de forma adecuada.

Es innegable que algunas personas tienen una libido mucho más fuerte que otras, pero esto no quiere decir que no haya soluciones efectivas para toda clase de situaciones de forma individual, discreta, amorosa, respetuosa y confidencial.

¿Quiénes mejor que los padres para amar a sus hijos y querer lo mejor para ellos? ¿Qué persona más idónea para luchar por el bienestar en todo sentido que los padres que crían y aman a sus hijos?

Padres en el día de hoy los insto a educarse, a tener curiosidad por aprender más sobre todo lo que tiene que ver con las curiosidades y falencias que se tienen, para ser más efectivos en la educación de los hijos, para ver un nuevo mañana lleno de luz y alegría por el bienestar de nuestros hijos.

Es importante que tu hijo supere los procesos con tu ayuda, con la ayuda de los que los aman y que por medio de las prácticas cristianas como la oración, el ayuno, el amor y la koinonia del cuerpo de Cristo nuestros hijos sean libres del flagelo de las adicciones, especialmente sexuales que hay hoy en día.

Dios te bendiga