Familia

 La familia y su actualidad

Buscando frases famosas que le dieran una nota nueva a mi artículo y me ayudaran a explicar el fundamento tan esencial y profundo de lo que es la familia, escogí estas dos.

El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.                                                               Gilbert Keith Chesterton

Gobierna tu casa y sabrás cuánto cuesta la leña y el arroz; cría a tus hijos y sabrás cuanto debes a tus padres.                      Proverbio oriental

Para mí la familia es la raíz y la planta entera, cuando hablamos de familia, hablamos de sumar, multiplicar, restar y dividir.

Sumamos cuando nace un bebe, multiplicamos cuando se casa un miembro de la familia, restamos cuando se muere alguno de sus miembros y dividimos cuando las disensiones y pleitos son tan profundos que causan un alejamiento permanente entre algunos de miembros, puede ser físico y espiritual o muchas veces solo espiritual.

Es un tema tan amplio que muchas veces no alcanzamos a explicar las extensiones de la familia, tampoco los problemas que puede haber en el seno de una familia.

Sabemos que en la Biblia hay muchos y claros ejemplos de lo que es una familia que no tienen la armonía y el amor necesarios para sobrevivir a las pasiones que se despiertan en el ser humano como es el caso de Cain y Abel, la familia de Jacob y también el rey David menospreciado y rechazado por sus hermanos y padre.

A partir de estas historias y algunos cambios en la vida real encontramos tantos y tantos ejemplos para poder aprender que debe haber un cambio fundamental en la familia.

Hay personas que son muy familiares, esto quiere decir que están apegados muy firmemente a su familia y en otros casos aquellos que rechaza a su familia y vive alejado de ella, personas que desestiman los hijos y no hacen mucho por ellos y así no terminaríamos nunca de hablar sobre ello.

Hay una competencia mal llevada entre las familias, especialmente aquellas que podíamos decir política, incluyendo a los padrastros, madrastras y todo tipo de combinaciones como de suegras y nueras, yernos y suegros, cuñados, etc.

Para sobresalir y poder salir adelante en las relaciones familiares debemos aplicar conceptos no solo bíblicos, sino sociales que mantengan la unidad familiar con sus consiguientes nuevas uniones y separaciones.

Lo único claro que tengo es que para que las familias sobrevivan a los cambios en todos los aspectos que se están dando, es necesario reconocer que la unidad familiar no es estar alejados, no es ocupar el lugar el menor del mayor.

Cuando una madre o padres, permiten que el hijo ocupe su lugar y tome decisiones importantes en el seno familiar, está dañando el futuro sano de la familia. Los mayores tienen un lugar importante, pero no deben querer ser como los menores y deben mantener el mando. Ejemplo: “En la actualidad las madres ya no son aquellas madres serias, encargadas del hogar, en la mayoría de los casos sufridas, acabadas, vestidas de una forma propia de ancianas, en el hogar manteniendo todo en orden. Todos sabemos que especialmente las madres modernas tienen un rol diferente, trabajan, les gusta vestirse juvenil, salir con sus hijos y que ellos les cuenten sus cosas y ser permisivos compartiendo actitudes que no están del todo bien, así también los papas quieren salir con sus hijos y conquistar jovencitas, mantener una actitud infantil, etc. Los padres son los padres y aunque exista camaradería, una buena relación y muchas cosas más, hay una línea que no deben cruzar como padres y los hijos como hijos.”

Cuando se mantiene el orden de las edades y las responsabilidades como tal, las personas pueden ir creciendo y escalando no solo en el ámbito social y económico, sino también en el espiritual.

Cuando se habla de jóvenes exitosos, con responsabilidades y todo lo que implica tener una aceptación social que cause admiración y envidia, no estamos del todo en lo cierto. El éxito de una persona de tal condición es aparente, si nos asomamos un momento con la debida libertad y discernimiento veremos las carencias que hay detrás de esa fachada exitosa.

Nos hemos dejado invadir por esa ola de consumismo y derroche que es un engaño para atrapar especialmente a la juventud, a los adolescentes fáciles y crédulos por su inexperiencia.

Cuando un joven quiere hacer su voluntad y lucha por mantener una independencia social, aunque en los demás aspectos dependa de su familia, no va a crecer, va ser un árbol sin nada o con muy poco fruto.

La Biblia dice que las menores deben aprender de las mayores en Tito 2 que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. En cristiano esto quiere decir que son modernas pero sabias, que a pesar de los cambios en el estatus de las mujeres saben ser mujeres.
También sabemos cuántos versículos bíblicos nos hablan sobre los ancianos y el lugar que merecen en las familias. Cuando la autoridad de los mayores es socavada por los que están a su alrededor, todo se sale de control y las familias se destruyen, quedando a merced de los depredadores.  
Seguiremos hablando de las familias y también sobre el tema de las familias en adopción o aquellas personas que adoptan una nueva familia de forma voluntaria, aunque tengan la suya propia.
Lo que no debemos olvidar es que el poder y la autoridad de una familia descansan en sus miembros, desde el mayor hasta el más pequeño de ellos y que del cuidado y atención que se reciba, del respeto y del amor que haya en ellos se fundamenta la permanencia de una familia.