¿Quien pues es el rey de las misericordias?

Buenas o malas actitudes en el hablar

Éxodo 33:19 Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.

Tendré misericordia de quien tendré misericordia; parece decir tendré misericordia del que me dé la gana porque soy Dios y mando yo.

Las líneas paralelas son infinitas,  no se encuentran jamás aunque vayan en la misma dirección, que triste que a veces suceda así con las personas, conocemos infinitas personas y son líneas paralelas, no porque no queramos tener contacto con ellas, sino debido a que tenemos rumbos distintos, caminos que seguimos sin detenernos a pensar muchas veces, hasta que llega un momento en que nos las volvemos a encontrar y nos damos cuenta de que bueno es volver a verlas. Hay otras que no nos dan ningún sentimiento porque las vemos y nunca ha habido esa empatía o amistad para hablar con ellas o tener alguna clase de relación.

Dios no es así, tiene misericordia 'dice Dios' del que tiene misericordia porque es soberano, justo, su justicia permanece para siempre y así es la casa del pueblo de Israel, permanecerá para siempre.

Israel es un pueblo fracturado, no está dividido, el pueblo de Dios no se divide, se dividen las familias por crecimiento y muchas veces algunas porque se desvían del camino, pero la sangre de cada uno caerá sobre el mismo.

El pueblo de Dios es atalaya, pero un atalaya o vigía que habla y que exige respeto, si no hay respeto no hay misericordia, porque dice la palabra que malditos los que los maldigan y maldecir  no es solo hacer mal de boca, diciendo maldito o que yo te maldigo, maldecir es cuando dañamos la progenie, como se dice ahora tratando de abarcar muchas palabra en una sola y es la progenitura, los descendientes hacia adelante, pero primeramente hacia atrás y tantas cosas que el pueblo de Dios muchas veces por negligencia ignora.

Negligencia de crecimiento, de inmundicias, hechicerías, contiendas y muchas cosas malas.

Como podemos decir que estamos en el bolsillo de Dios, como decía mi hijo cuando vivíamos en Galapa, apenas contando con cinco años y podemos tratar de hacer tantas cosas malas en contra de la juventud, pero especialmente de los niños.

Ser agüereros o creer en agüeros, es lo peor que puede hacerse cuando ya conocemos de Dios, a menos que esos agüeros se mantengan por la mano del hombre y la protección en contra de ellos nos obligue a cumplir con los requisitos.

Un requisito para ser caballero de la orden de los templarios de la reina de Inglaterra, era precisamente ser caballero en todo sentido y con todos. Esto quiere decir que no eran malditos, ni estaban maldecidos, comenzaron a ser maldecidos en cuanto dejaron de ser caballeros.

Hay una nueva orden de caballeros de la reina, pero no prisioneros en el palacio, ni únicamente aquellos millonarios que pueden visitar a Inglaterra y ofrecer un presente a la reina como se cree, sino aquellos que por sus méritos en las naciones merecen un premio por sus actuaciones y ella cordialmente los invita a visitar el castillo de  Windsor en Winbledon  o a su delegatario en las naciones.

¿Quien pues podrá ser caballero en cada país latino? ¿Como podemos imitar a Dios teniendo misericordia de quien se quiera tener misericordia? Es bueno saber que así como dice mi hermana Pomarrosa: "El ojo de Jehová (Dios) recorre toda la tierra".