Maldecir al pueblo de Dios y sus consecuencias

Cuando escuchamos la predica sobre Balaam, generalmente es para señalar la profecía de alguien en la iglesia que no nos gusta, no nos convence y hasta en algunos casos nos señala.

La Biblia habla de dos casos en los que hay profetas o varones de Dios y hechiceros y adivinos, en este caso hay una confusión en cuanto a que Balaac  hechicero y  adivino, vemos que el habla y dice lo que diga Jehová, nos damos  cuenta que su profesión era la de profeta y esto no estaba mal, debido a que debemos recordar que el profeta Eliseo tenía una escuela de profetas. Esto está respaldado en el nuevo testamento cuando Pablo dice en 1 de Corintios 14:39 Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas;  14:40 pero hágase todo decentemente y con orden.

Profetizar no es decir exactamente lo que va a acontecer cuando no está de acuerdo a la palabra de Dios, la palabra de Dios está escrita para ser usada como un manual, reparando cuando la usa la sabiduría de Dios con sus hijos y dañando cuando es el enemigo el que la usa, como en el caso de Jesús en el desierto que por ser el hijo de Dios salio de la prueba y no le hizo caso a Satanás o con los cristianos que se dejan llevar por el camino del mal cuando no se fortalecen con la palabra de Dios.

La profecía es una palabra de consolación, exhortación, muchas cosas encierra una profecía de Dios y especialmente cuando trae revelaciones para el futuro.

Balaam vemos que tenía por profesión ser profeta y en aquel tiempo esa era una forma de vida y el profeta para ganar el sustento hacia lo que se le dijera, siempre y cuando estuviera conforme a la voluntad de Dios, en vez de maldecir al pueblo que en aquellos momentos se lo merecía, porque era una nube de gentes que ofuscaban, asustaban y desconocían los demás pueblos.

Debido a que ellos y no Dios tenía la culpa de que vagaran en el desierto, no querían obedecer a Moisés y se rebeldizaba, en vez de tardar el tiempo estipulado para llegar a Canaán, se tardaron cuarenta años.

Esta situación requiere mucho estudio, pero en resumidas cuentas es mejor ser el asna de Balaam dejando que Dios la use para corregir a su amo, que parte de un pueblo que ofende a Dios y pierde la salvación.

Es bueno estudiar Instituto bíblico, pero en un lugar certificado y con personas creyentes y temerosas de Dios. ¿Cómo podemos saber esto? ¿Cómo podemos saber cuáles hermanos y que pastores son de Dios y tienen una sana doctrina que alimenta al pueblo?

No es fácil, pero con la ayuda de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo nada es imposible para el hombre siguiendo las enseñanzas bíblicas y saber también que Dios nos recibe en las condiciones que sea, pero que el camino de santificación aparejara todos los problemas y circunstancias que vivamos.


Dios te bendiga