El cristiano y las modas

El cristiano sigue la moda

moda
1.  f. Uso, modo o costumbre que está vigente y se sigue de manera pasajera:
el teléfono móvil no deja de ser una moda.

“El diablo viste de Prada” es una película como se dice viral, en su momento estuvo de moda. Está mostrando claramente como el enemigo número uno de la bondad del mundo, sin importar la denominación a la que pertenece el cristiano hace que caiga en la vanidad y pecados que trae la fama, el involucrarse con los medios, el querer mantenerse cerca de los famosos.

Como cristianos no debemos seguir las modas, no debemos perder la visión de lo que Dios espera de cada uno de nosotros. No contaminarnos con las cosas que invaden las iglesias, los hogares, y especialmente las calles de las ciudades.

Vestir decorosamente es para la iglesia, hablar decentemente es para la iglesia, ser misericordiosos es para la iglesia y así todas las cosas buenas pertenecen a la iglesia.

Fuera de las iglesias no hay espacio para los cristianos, a menos que se sujeten a las cosas del mundo. Entonces dentro de las iglesias las personas que no son cristianas o que son simpatizantes, que apenas están aprendiendo los rudimentos de la fe, se les debe tener paciencia, pero también cuando se les advierte y no obedecen, la ley de Dios caerá sobre ellos mismos por desobedientes.

La constitución colombiana es la que rige a los ciudadanos colombianos, las leyes de la biblia son las que rigen para los cristianos.

Sabemos que en el nuevo testamento Jesucristo instituyo la Santa Cena, esto está en 1 Corintios 11:23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 

11:24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 
11:25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;  haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 
11:26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.
11:27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 
11:28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. 
11:29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.


Esta es una ley dentro del templo de Dios, la Iglesia. Muchas veces escuchamos esta explicación en las congregaciones y si somos adultos, sabemos lo que quiere decir y si reconocemos nuestro pecado y nos arrepentimos de él, podemos tomar la Santa Cena, a menos que estemos en disciplina. En ocasiones el pastor permite que los niños la tomen debido a que son almas inocentes, pero no es una norma.

En este día quiero contar que a veces somos imprudentes, entramos en lugares contaminados y esa contaminación nos toca, lo hacemos sin pensar, en ocasiones edifica porque nos saca de errores de conocimiento o falta de ese conocimiento. Debemos ser más prudentes al visitar ciertos lugares que son en apariencia normales, sitios de ocio sanos, pero que muchas veces tienen una doble implicación y como mujeres honestas de su hogar, las desconocemos.

Las mujeres casadas están sujetas a sus maridos, muchas veces ellos tienen exigencias, la labor que realizan las obliga a ciertas cosas, la familia del marido no comparte su fe y son tropiezo para que ella pueda seguir el evangelio dignamente, su economía exige… en fin son miles de dificultades que muchas veces juzgamos ligeramente a las personas y es inevitable la murmuración y ciertas complejidades que solo los interesados deben resolver, en ocasiones con ayuda de la iglesia.

Pero fiel es Dios para salvaguardar a sus hijos y para darnos los premios que merecemos o las reprensiones merecidas. También fiel es Dios para apartar al cristiano de los empleos o lugares de pecado en que esta, en su tiempo, porque el tiene un trato especial para cada uno y una forma de edificarnos diferente para cada uno.

¿Crees tu merecer la disciplina de Dios en algunos momentos de tu vida cristiana? ¿Como crees que puedes mejorar tus actitudes y dejar de contaminarte con el mundo?

Dios te bendiga