La música y los niños

La música es algo muy importante en las congregaciones. Un servicio sin música no es lo mismo que un servicio con música cristiana o alabanzas.

La música es para alegrar el corazón, sanar heridas y dar animo a los enfermos. Por eso los ministerios de alabanzas en las congregaciones son de mucha bendición.


Las personas evangélicas tradicionales, quieren que la juventud se sujete a las congregaciones, pero en ocasiones  no tienen varios aspectos o la libertad que se requiere para elegir libremente ser cristianos por convicción.

Para tener un ministerio efectivo de jóvenes y de niños en las congregaciones se deben tener en cuenta aspectos positivos de lo que es la voluntad de servir y ayudar por medio de la iglesia.

Si queremos que los jóvenes vivan una vida como conviene debemos hacerles entender con el ejemplo lo que es la reverencia y enseñarlos en su camino por la vida lo que es anhelar la casa de Dios.

Hay muchas esclavitudes, pero la peor de todas las esclavitudes son las del alma, porque somos esclavos muchas veces de las deudas, porque hasta el mismo estado tiene deudas y compromisos que cumplir, pero Dios nos hace libres en su casa.

La libertad es sinónimo de conocimiento, el hecho de que en la casa de Dios nos gocemos y alegremos sanamente con la música y escuchando y recibiendo la palabra de Dios no quiere decir que no debamos cumplir nuestros compromisos adquiridos con el mundo y la familia.

Pero los milagros existen y Dios tiene sus escogidos, y lo que Dios ungió no lo toca el hombre, porque una de las partes más delicadas de la palabra de Dios la conocen todos los evangélicos y si no la conocen, porque Jesús habla de ella en el nuevo Testamento es responsabilidad de las congregaciones cuidar que la aprendamos.

Los niños tienen sitios específicos para los ministerios en las congregaciones y las alabanzas pueden ser un medio de evangelización cuando son usados con todo el cuidado y amor que se tiene por un hijo.


Es una bendición contar con hermosos niños que quieren aprender música y también se deben capacitar para que cuando llegue el momento de tomar una decisión en su camino por la vida, tomen las mejores y colaboren a acrecentar el testimonio de la iglesia.