La amargura

La Amargura y su compañera la Envidia

Muchas veces nos preguntamos la raíz en los males de las personas que amamos y queremos encontrar una solución para edificar y sentirnos contentos de lo que Dios hace en la vida de todos.

Cuando hay una emoción que perjudica el bienestar de un grupo familiar, porque no se encuentra la solución a lo que antes se llamaba erróneamente la oveja negra, debemos contar con la ayuda de Dios y esta ayuda es la familia de Dios.

La familia de Dios es muy diferente a la casa de Dios, a la congregación y a todos esos nombres con que queremos reemplazar a Dios y su palabra.

Los nombres en la Biblia tienen un significado especial, que cuando vemos su traducción nos damos cuenta que tienen un significado para aleccionar o enseñar algo, más no para dañar a nadie.

Dios dejo la Biblia y su palabra escrita en ella para que aquellas personas obedientes a él, puedan alcanzar su Gloria en el momento que el lo determine. Más no para que se use para el mal.

No hay Biblia satánica, hay palabra satánica, porque la palabra es usada para matar y dar vida, y Dios dice en Juan 3:16 que de tal manera amo Dios al mundo, que dio a su unigénito hijo para que todo aquel que en el cree tenga vida y vida en abundancia.

En la iglesia donde se congregan las personas hay envidias, contiendas y muchas cosas malas, porque eso hay en el corazón del hombre, pero Dios es real cuando nuestra fe se fortalece por los medios que el provee para sanidad de las naciones.

Dios dice en su palabra que el es el que pone y quita reyes, y yo lo creo, entonces hay reyes naturales y reyes y sacerdotes; que vienen a ser los hombres de Dios en las congregaciones.

Si por ejemplo se quiere la nacionalidad española o inglesa, o que se yo de que país. Porque hay muchos reyes naturales por herencia que tienen una investidura especial en las naciones.

Como se va a querer entrar a vivir y trabajar en dicho país, si no podemos seguir las normas de ese país, que incluyen el honrar y servir al rey.

La Biblia en los libros de Reyes nos habla de Ahitofel y su historia, era el padre de Urias Heteo, marido de Betsabe, mujer de la cual nació Salomón que fue sabio y rey de Israel durante un periodo de 40 años.

El tal Ahitofel nunca perdono al rey David hay quien dice que por haber matado a su hijo Urias y algunos por haberle quitado a su nieta favorita, se dice porque traiciono al rey, pasándose al bando de un príncipe, que era su otro hijo.

Entonces hay amores mas fuertes que la muerte, como el amor de un padre por su hijo(a), por el hijo(a) de su hijo y el hecho de perderlos nubla el entendimiento de las personas, olvidándose de los derechos de los demás y tomando venganzas sin medir consecuencias por raíces de amarguras.

Pero Dios provee remedios de paz y amor por medio de su palabra, para aquellas personas que como Ahitofel  guardan en su corazón raíces de amargura y claman a Dios venganza, sin decidirse a tomar el camino correcto y engañan en las congregaciones perdiéndose la sagrada unción que Dios derrama desde el cielo para la sanidad de las naciones.

Cada persona sabe en su corazón lo que Dios espera, porque cada persona sabe lo que pide a Dios y cuando una persona no obtiene los créditos que desea o anhela sabe en su corazón que no solo esta perdiendo el la bendición, sino que también la congregación pierde la bendición de las almas que esperan ser restauradas.

No se puede levantar manos santas delante de la presencia de Dios si no limpiamos las impurezas del corazón.

Y para quitar esas impurezas del corazón debemos reconocer las equivocaciones y renovar el entendimiento.

Jadeen