Las mujeres mayores enseñan a las menores


1 Timoteo 2:12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.


Con los siglos el papel de la mujer ha ido cambiando de manera tal que la liberación femenina y otras circunstancias en los cambios de la convivencia de las familias, entre ellas la independencia que ha obtenido la mujer gracias a varios factores que aparentemente le dan una libertad frustrada y mal llevada.

Mucho se discute en las iglesias sobre este y otros versículos que obligan a las mujeres a estar en sujeción. Varón y hembra los creo Dios, la mujer pare, el hombre ayuda a engendrar, como diríamos fertiliza al unirse el esperma con el cigoto o huevo y la mujer carga en la cuna de su vientre el feto que terminara siendo un bebe.

Cuando nace debe cuidarlo, amamantarlo y enseñarle todo lo relativo a la vida y el entorno a su alrededor. Tiene que realizar muchas veces doble labor, trabajar y ver por el hijo o los hijos, gracias a la liberación femenina.

El Señor al decir por medio de Pablo que no le permite a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, cosa muy clara porque el hombre aunque no lo sea debe ser la cabeza, tener el conocimiento para tener un hogar en orden y koinonia, así ser ayuda idónea de la mujer, porque nada se le quita al hombre con cargar un rato a su hijo(a), su bebe, lavar unos platos, cuando la mujer cocina y cambia los pañales, barre, él puede limpiar la mesa, cargar las sillas y así infinitas cosas que forman una unidad de dos y que va creciendo con los hijos.

Tito 2:3 Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; 
2:4 que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 
2:5 a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. 


Vemos que en Tito esta la respuesta al papel de las mujeres, las ancianas enseñen a las más jóvenes, el término ancianas muchas veces no se refiere a edad, debido a que las costumbres y creencias difieren mucho de una parte a otra, bien sea de ciudad a ciudad, de país a país y así.


La cultura y conocimiento de una mujer de testimonio sirve para suplir las carencias que hay en todas partes del mundo y  ellas disponen del tiempo y la capacitación para servir en un ministerio pastoral, que viene a ser muy parecido al de Débora cuando juzgaba pueblo de Israel bajo una palmera en la época de los Jueces, una época en que Dios olvidaba al pueblo hebreo por sus pecados y desobediencia.