Bendiciones esperadas

¿Porqué no llega la bendición anhelada?

Primero que todo, la bendición que esperamos casi siempre es nuestro deseo y está fuera de la voluntad de Dios. Él conoce nuestra integridad o falsedad y sabe que necesitamos mucho mejor de lo que sabemos nosotros mismos.

Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?  

Esto nos dice que nuestro corazón nos engaña y que solo Dios discierne sus intenciones y lo conoce verdaderamente.

Puede parecer tonto aun al mismo cristiano, que creamos y queramos practicar lo que dice la palabra de Dios. Es muy difícil cumplir todos los preceptos, pero Dios no exige de nosotros nada que no podamos cumplir y su misericordia es extensa.

"Puede parecer que siempre estoy enseñando la palabra con juicio, pero así debe ser. No podemos dejarnos engañar del maligno y tener en poco toda absolutamente toda la palabra de Dios, que es para mi, para ti y para todos. Creo que Dios para bendecirme, aunque oren muchos hermanos por mis peticiones y yo misma ore sin cansarme, Dios va obrar en su tiempo y no va a dejar de corregirme aunque yo no lo quiera. Todos debemos pasar por un proceso de aprendizaje, sin saltarnos ningún curso. No se puede estar en los últimos cursos de la primaria sin haber aprendido a leer y escribir y no podemos ir a la universidad sin pasar por la primaria y el bachillerato por muy adelantados que seamos.  La razón de esta explicación es que cuando era niña, no tenia mucho conocimiento de la verdad y la vida. Una profesora muy recordada por mi, cuando nos regañaba decía: "Me pueden engañar a mi, pero a mi no me engañan, se engañan ustedes mismos". Yo no le creía mucho y mucho menos entendía lo que me quería decir. Hoy en día gracias a ella y a todas las personas esforzadas que trabajaron en mi educación cuando niña, se lo que eso quiere decir y tengo un conocimiento del castellano o español como se dice hoy en día.  También entiendo que no se puede correr sin aprender primero a caminar. Si yo misma, sin tener en cuenta a los que están a mi alrededor hago mi voluntad y no la de Dios, no voy a obtener las bendiciones que quería, quiero y querré, porque la palabra no miente y si leo solamente la que me bendice y no aprendo la que me puede maldecir o hacer caer en pecado, no voy a aprender completo y el hecho de ignorar las cosas no nos hace salvos."

No nos hace salvos, porque estamos en pecado y Cristo y su santo Espíritu no habitan conmigo. Para entender todas estas cosas, también se requiere tiempo, aprender doctrina, pasar por pruebas y bendiciones porque las misericordias de Dios son nuevas cada día.

Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, cuando lo conocemos, cuando nacemos de nuevo, requiere que sigamos un camino de santificación. Requiere tiempo, aprendizaje, como cualquier profesión o rudimento mundano. Si nos esforzamos vamos a llegar mucho más lejos espiritualmente que otros, porque esto no es de carne, no es dinero que puede comprar a Dios. Es personal, cada uno es integro para Dios y el hombre sin esperar la recompensa del mundo.

No es fácil aprender a dejar el orgullo de lado, no es fácil saber que nos equivocamos y debemos reconocer que nos equivocamos. No es como en el mundo, pero es parecido, porque debemos aprender contando con la facilidad de lo aprendido primero.  Somos bebés en Cristo, pero también como personas adultas o quizás como niños sabemos muchas cosas y tenemos que aprender a discernir lo bueno y lo malo, más fácilmente con ayuda de Dios y su iglesia.

La palabra que nos asusta en ocasiones, que no nos gusta, es necesario aprender sobre ella, aprender que Dios como padre amoroso tiene provisiones para sus hijos, pero también cuando es necesario nos disciplina con amor.

Dios te bendiga






La calumnia y lo que hace al calumniado

¿Que hacer cuando la mentira de otros nos alcanza?

Hay principios y valores que no tienen nada que ver con ser cristianos. Las naciones sobreviven gracias a los valores y la fe del hombre en Dios. Decir soy cristiano es casi que un cliché hoy en día, quiere decir que este termino esta tan utilizado sin ser una realidad y no es fácil creerle a una persona que dice ser cristiana.

La palabra calumnia es sinónimo con difamación, mentira, falsedad, maledicencia y otras palabras mas. Sabemos que Jesucristo el hijo de Dios sufrió todas estas cosas por todos y cada uno de los hombre y muerte de cruz, resucito y está sentado a la Diestra de Dios padre intercediendo por nosotros. Es nuestro hermano mayor y forma parte como persona de Dios trino (de trinidad, tres).

Si Jesús padeció por todas estas cosas, muy seguramente nosotros los que lo recibimos como Señor y Salvador personal pasaremos por algunas cosas como lo es la calumnia, la difamación y la mentira.

Aunque en el mundo normalmente hay está clase de pecado de la carne, también es utilizada la calumnia y mentira para dañar a otras personas sin necesidad de razones. Así es el mal en todos los estamentos.

La solución a estas cosas no es reclamar a la persona o personas que lo hacen y las que los siguen. No podemos dejar de perdonar al que calumnia, pero si podemos mantenernos alejados de ellos.

Características de la persona que usa la mentira y calumnia

Estas personas tienen algunas características especiales en su temperamento. Las podemos definir difícilmente debido a que las personas que calumnian son como las pequeñas zorras que dañan los viñedos de las que habla la Biblia.

Poseen astucia, agilidad, son difíciles de cazar. Con su astucia engañan al calumniado sin dejar entrever que sus halagos e interés por los demás lleva ocultas intenciones. Son ágiles para invertir situaciones y escapar de las confrontaciones, hipócritas que hablan haciéndose pasar por inocentes. 

Difíciles de cazar esto quiere decir que es muy difícil descubrir sus malas intenciones y cuando han hecho daño pueden pasar años antes de que sepamos lo que hicieron en contra de nosotros. El daño que causan es muy arduo y complejo de reparar, debido a todas esas capacidades para el mal que tienen.

Estas pequeñas zorras destruyen los frutos en las viñas y pueden acabar con todas las plantas muy rápidamente, entran a comer pero no lo hacen racionalmente porque esa es su genética animal.

Cuando entran esas pequeñas zorras en la vida de los cristianos

Esas personas comparadas a las pequeñas zorras muchas veces están en nuestras vidas de manera imperceptible. A veces tienen mucho tiempo haciendo estragos en nuestra vida sin que nos demos cuenta, dañando lo que hacemos por la familia y en las congregaciones.

Cuando estamos desapercibidos, el maligno utiliza a las personas para dañar nuestro fruto, el egoísmo de las personas que no saben amar desinteresadamente, no tienen valores morales y no quieren aprender, las convierten en estas pequeñas zorras, cuando el deseo de venganza llena los corazones (tal fue lo que aconteció con Sansón en Jueces 15:4).

Otra de las razones en que en nuestra vida espiritual estamos en decadencia, no se ora, no se lee la Biblia y algunas cosas más. Cuando se descuida la sana doctrina y se comienza a desviar la mirada de Jesús, autor y consumador de la fe.

Son tantas y tantas las pequeñas zorras que dañan los viñedos como el temor y la desobediencia. La vanidad, el ser codicioso, la envidia, el perfeccionismo, etc.

También algunas personas creen que con ir a culto regularmente, alabar a Dios, ofrendar y diezmar, están bien y haciendo todo para la gloria de Dios, sin darse cuenta de las pequeñas zorras que tienen en su vida. Dañando su fruto y el de los demás.

Debemos seguir un camino de crecimiento y búsqueda de Dios, aprendiendo de la palabra de Dios, como David en su día pedirle a Dios de corazón que nos ayude a restaurar nuestra vida espiritual y familiar.

La falta de fruto especialmente en las familias, que es la primera institución creada por Dios para el hombre, es la que sufre con todas estas pequeñas zorras que la destruyen de diferentes formas y sin ninguna clase de piedad.

Por eso podemos orar como lo hizo David en el salmo 139

139:23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;
139:24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.


Dios te bendiga









El milagro que esperas

¿Cuando llegara el milagro que esperamos?

Milagro es según el diccionario un suceso o evento prodigioso. Un milagro es en la realidad cristiana la operación o intervención de Dios para darnos solución a lo que necesitamos de manera urgente un diferentes áreas de nuestra vida, como puede ser salud, dinero, liberación, etc.

El milagro es por una vez y sabemos que nos sentimos maravillados cuando lo recibimos. El cristiano normalmente cree y ve milagros a lo largo de su vida en muchas situaciones y personas.

La diferencia entre milagro y realidad no es muy clara a veces para algunas personas. Dejándose llevar por la influencia de personas deshonestas que no han nacido de nuevo y utilizan los recursos de los cristianos para engañar, lucrándose de estas personas confiadas en Dios (que en realidad creen en Dios) y no tienen discernimiento para entender que la realidad de la vida es mejor con Cristo, pero sigue siendo una realidad que no es fácil para nadie.

Si esto nos sucede en ocasiones a los cristianos, con mucha más razón a aquellas personas que desconocen los rudimentos de la fe. Hay mucha literatura motivacional y cursos, folletos, toda clase de recursos que exalta el yo y la independencia del hombre para alcanzar por el mismo cosas irrealizables.

Colosenses 2:8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. 

Vemos como la Biblia nos advierte en esta epístola sobre los engaños del hombre por medio de filosofías y huecas sutilezas (sutilezas viene de sutil, el significado de esta palabra es suave, delicadamente).

Así de forma suave, delicada nos engañan con palabras de prosperidad instantánea, de riquezas sin igual, de portentos y milagros constantes.

No nos dejemos engañar, nada valioso se consigue fácilmente. Y Dios nos da y hace milagros como hijos suyos que somos, pero espera retribución. Cual es la retribución que espera un maestro de su alumno, un padre de su hijo, un trabajador de su trabajo y así sucesivamente. Así Dios no permite que su labor, que su trabajo, que su amor, que sus hijos den al maligno, al otro, al mundo, a la carne lo que le pertenece a Él.

Valoramos lo que luchamos, lo que con esfuerzo conseguimos, lo que hemos sembrado y mucho más. Por está razón no es fácil vivir en un mundo competitivo e injusto. No es fácil encontrar un excelente trabajo sin la debida capacitación, no es fácil encontrar un buen empleado, responsable, que cumpla con su labor aunque no lo vigilen, no lo controlen y no tenga supervisión.

Dios nos capacita, nos lleva por un camino de esfuerzos, de luchas con mucho tesón, para bendecirnos porque Él es soberano, creador, es amor y muchos atributos más. Se deleita en sus hijos, por eso quiere lo mejor para nosotros y lo mejor casi siempre no es el camino fácil, el camino del lobo, el más corto, el del mal, el que nos lleva a un precipicio de muerte y muerte eterna.

Quiere obreros aprobados, que no tienen porque avergonzarse, responsables de lo que se les encarga, de lo que espera como dice en 2 Timoteo 2:15.

Cuando recibimos los milagros esperados, debemos ser agradecidos con Dios y saber que la bendición hay que mantenerla. Cuando actuamos liberalmente en favor de la injusticia, de las cosas que no aprovechan, volvemos como dice la Biblia "El perro a su vomito y la puerca lavada a su inmundicia" tenemos en poco lo que Dios hace, demostramos falta de amor y temor a sus justos juicios.

La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta, aunque por momentos no queramos seguir la dirección en la que nos lleva el santo Espíritu de Dios, en ocasiones sintamos dolor, resentimiento o raíces de amargura por no poder hacer nuestra voluntad, si perseveramos en Dios y su palabra vamos a disfrutar de esa voluntad perfecta, buena y agradable de nuestro amado Padre celestial.

El dinero, la prosperidad son agradables para todos, dan mucha alegría en ocasiones, pero también debemos recordar que el dinero fácil, abundante nos lleva a un sitio de comodidad que no solo puede perdernos a nosotros, sino a nuestros hijos y demás familiares.

Dios es Dios de orden, desordenarse un poco a veces conviene para aprender que el desorden trae caos y el caos, desastres, falta de comprensión, de entendimiento, de poder, porque Jesús dijo que tendríamos poder, poder de autoridad, de disciplina, de orden, de bendición y de justicia ante todo.

Dios trata individualmente con cada uno de nosotros, de la forma que cree conveniente. Si nos dejamos engañar, si dejamos por negligencia espiritual y por temor de seguir el camino trazado, perdemos la bendición.

¿Cual crees tu que es la voluntad de Dios para tu vida? ¿Crees en esas manipulaciones de prosperidad motivacional que enseñan actualmente?

Nuestro criterio debe guiarse por la palabra de Dios, escudriñando las escrituras y pasando tiempo de calidad con Dios. No dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre como dice la Biblia. 

Dios te bendiga


Aprender sobre ti mismo

¿Que podemos aprender sobre nosotros mismos?

Todos absolutamente todos tenemos algo para dar, mucho o poco, pero damos. Lo importante de lo que damos es si es bueno o es nocivo para el que recibe.

No podemos resumir lo que es la inteligencia, las emociones y el conocimiento en una pagina, es un tema muy extenso y se ha abusado de estos temas para dar explicaciones y supuesta auto -ayuda a las personas.

Lo importante de las personas es su capacidad para sus relaciones, las motivaciones y si esta interactuando de forma adecuada al temperamento y las emociones de los demás.

Cuando queremos crecer espiritualmente, ser personas no solo aceptadas socialmente, sino reconocidas emocionalmente. Ser reconocidos emocionalmente quiere decir que nos aceptan por la capacidad de amor y comprensión sanos que damos. 

Debemos comenzar a dirigir nuestra vida cristiana conforme a la voluntad de Dios. Esto quiere decir que debemos ser tratados, moldeados y varias cosas más que incluyen aprovechar el conocimiento de la palabra de Dios y lo que nos dice individualmente a cada uno.

Muchas veces o mejor la mayoría de los ministros cristianos y todas aquellas personas que sirven de alguna manera a Dios, creen que la obra de Dios es más importante que la familia, que las personas con las que por una u otra razón deben estar en contacto.

Apropiándose de una palabra que Jesús dio para que se entendiera la importancia de lo que es el servicio a Dios. Más no para usarlo como argumento y justificación para hacer nuestra voluntad.

Lucas 9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Con esta palabra Jesús insto a  tomar la decisión correcta y dejar de poner excusas para seguirlo. Dios nos muestra nuestras justificaciones y deseos de seguir en la misma carnalidad de la que nos aparta cuando le servimos. Más no esta diciendo que abandonemos totalmente a nuestras familias y obligaciones.

La obra de Dios son todos y principalmente la familia, los vecinos y amigos que no comparten nuestras creencias y que como personas de fe, debemos confiar en lo que Dios hace por ellos. Los señalamientos, el hablar mal de las creencias o personas con las que no compartimos nuestra fe, no ayudan más que a dar mal testimonio y rechazo hacia el Dios maravilloso que tenemos.

Por está razón debemos comenzar a cambiar nuestra forma de actuar sin ir en contra de lo que Dios quiere para nuestra vida. No usando la palabra como arma para agredir, sino para bendecir y transformar lo que puede y debe ser transformado.

No necesitamos ir por el mundo preguntándole a las personas lo que piensan o creen de nosotros para comenzar a dar cosas buenas, testimonio agradable, ser cartas leídas y conocidas por todos los hombres, como dice la Biblia en 2 Corintios 32:2.

Hay muchas formas de cambiar nuestras actitudes conforme a la palabra de Dios. Es bueno acordarnos que no fuimos conocedores de la palabra y aceptables a Dios desde el primer momento de recibir a Jesucristo en nuestras vidas.

Paso un largo tiempo de comenzar a aprender, a vivir lo que aprendíamos de la palabra de Dios, pasamos por pruebas, muchas veces por dolores y amarguras antes de ser esas cartas leídas.

Hermanos que a pesar de nuestra actitud mundana, tuvieron paciencia, nos enseñaron los rudimentos de la fe, nos acompañaron en las pruebas, nos apoyaron, oraron por nosotros y oran  todavía por todos. Muchas cosas hacemos unos por otros para que seamos cristianos verdaderos.

Por está razón debemos constantemente refrescar conocimientos, volver a los comienzos de nuestro amor a Dios que no mengua, sino que madura y crece fortalecido. Para entender y amar a nuestros hermanos menores, que apenas están dando pasos de fe cortos, indecisos, que creen estar afirmados y apenas se están afirmando.

El hecho de ser cristianos redimidos no nos da derecho a creer que somos mejores que nadie. Tenemos un valor único, que no se puede tasar, pero que podemos perder por causa de nuestra falta de conocimiento.

Es bueno muchas veces meditar con el Señor en la vida que tenemos y los problemas que nos afectan. Especialmente aquellas situaciones que a pesar de los años no cambian, porque rehuimos ponernos al día, no aceptamos estar descaminados en nuestras actitudes, no aprendemos que si no aceptamos nuestras limitaciones y confusiones, perdemos bendiciones mucho más grandes que aquellas que creemos tener.

Cuando no aceptamos que nos falta crecimiento, en ocasiones falta de perdón, dureza de corazón y no hacemos nada para mejorar las relaciones con los demás. Sin solucionar los conflictos emocionales que persisten a través del tiempo, no recibimos bendición completa y muchas veces los tropiezos nos alcanzan constantemente, perdiendo preciosas bendiciones que muchas veces son generacionales y que si las recibimos van a bendecir en el futuro a nuestros hijos, nietos hasta la quinta y décima generación de los que temen y aman al Señor.

Hay que buscar estrategias, dinámicas para mejorar las relaciones, evitar las injusticias y que el juicio de Dios recaiga sobre nosotros. Dios es Dios de bendiciones pero también es justo y su justicia permanece, no pasa por inocente al culpable y mucho menos deja que sus hijos caminen hacia el mal.

¿Cuales estrategias piensas que puedes utilizar para mejorar tu vida cristiana? ¿Estás seguro de que tus actitudes son las mejores para tu vida y la vida de los que están en tu entorno? ¿Qué harás para entender los propósitos de Dios para tu vida?

Dios te bendiga



La persona equivocada

Errores de nuestra vida

En la vida cometemos errores, pero algunos son repetitivos. Ejemplo de ello es enamorarse del hombre equivocado, confiar en la amiga que no es amiga en realidad, darle a la persona equivocada, asociarse con la... y así errores que dañan nuestra vida, causándonos dolor, amarguras y mucho más.

¿Cuál es la causa o motivo de que nos sucedan estas situaciones repetitivamente, siempre en el lugar equivocado con la o las personas equivocadas? Hay una respuesta para estas situaciones que dañan el entorno y la alegría de nuestras vidas. La causa por la que nos acontecen estas circunstancias es debido a que no miramos un poco más allá de lo que ven nuestros ojos físicos en las personas. 

Nos dejamos llevar por la apariencia. Por el gusto carnal que tenemos hacia ciertas cosas y personas. Alguien dijo un día que el dinero hace bonito a todos. En cierta forma es una realidad tan palpable y mala al mismo tiempo que las personas en general nos valoren y las valoremos por el "Cuanto tienes cuanto vales".

Otra razón es que muchas veces nos conformamos y creemos lo que nos dicen los demás, sin verificar si están diciendo la verdad u ocultándonos sus realidades. Muchas veces tenemos o creemos que debemos ocultar cosas de nuestra vida personal y no nos atrevemos a investigar la vida de los demás.

De está forma caemos en el engaño ajeno y también en ocasiones en manos de depredadores que terminan controlando nuestras vidas.

La Biblia es sabia y tenemos ejemplo de esto en la vida de David cuando estaba en el seno de su familia.

1 Samuel16:5 El respondió: Sí, vengo a ofrecer sacrificio a Jehová; santificaos, y venid conmigo al sacrificio. Y santificando él a Isaí y a sus hijos, los llamó al sacrificio. 

16:6 Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido. 
16:7 Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. 

16:8 Entonces llamó Isaí a Abinadab, y lo hizo pasar delante de Samuel, el cual dijo: Tampoco a éste ha escogido Jehová.
16:9 Hizo luego pasar Isaí a Sama. Y él dijo: Tampoco a éste ha elegido Jehová. 
16:10 E hizo pasar Isaí siete hijos suyos delante de Samuel; pero Samuel dijo a Isaí: Jehová no ha elegido a éstos. 
16:11 Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí. 


Samuel a pesar de ser el profeta y legislador de Israel, haber crecido en el templo sirviendole a Dios, no tuvo el discernimiento suficiente para escoger al ungido de Dios debido a que se dejo guiar por lo que tenia en su mirada "La estatura y el buen físico".

Dios lo amonesto en 1 Samuel 16:7, diciéndole que no mirara lo que tenia delante de sus ojos. Así es Dios con nosotros, nos exhorta a mirar lo que hay en el corazón de las personas y eso solo lo podemos entender cuando los conocemos más, mirando lo que hacen, el trato y las relaciones que tienen.

Vemos que pasaron siete de los hijos de Isaí y todos fueron desechados por Dios. Aquel que faltaba, el que estaba en las labores que le correspondían, el más valioso en la familia, que se trasnochaba y pasaba mucho tiempo a la intemperie y elementos, el que luchaba con las fieras del campo defendiendo el patrimonio de la familia, el menospreciado por ser el menor y el más sencillo; ese era el elegido de Dios.

Así debemos hacer nosotros con las personas, aprender de las enseñanzas bíblicas que nos ilustran y dan sabiduría para tener un mejor vivir. Para entender los propósitos de Dios y los cambios que debemos tener en la vida, para ser prosperados y bendecidos en todas las áreas de nuestra vida.

Afilar nuestras armas espirituales y escuchar la voz de Dios como la escucho Samuel en su vida y caminar diario. Pedirle el discernimiento necesario para poder estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado y con las personas adecuadas. Samuel fue un hombre de Dios, le sirvió desde su niñez, aunque descuido como la mayoría de los hombres bíblicos el educar con más disciplina a sus hijos, siempre estuvo en la voluntad de Dios.

Actuar conforme a la voluntad de Dios, aprendiendo cada día a ser mas y más obedientes. Eso tiene un precio, un costo, pero también reditúa muchas bendiciones, innumerables liberaciones.

La única persona a la que debemos estar atadas es a Dios, a su voluntad, a su servicio, a su amor y dirección. No es fácil, pero si disponemos nuestra mente y corazón, alcanzamos la victoria.

Si quieres dejar algún comentario, lo que piensas, lo que te gusta de la vida del Rey David o tienes una inquietud y quieres respuesta a tus preguntas. Puedes hacerlo en el lugar que tiene la página para ello. 

Dios te bendiga.







El hijo prodigo y su padre

El padre del hijo prodigo y sus necesidades



En diferentes ocasiones he hablado de esta parábola, explicando que casi todos los que predican se centran en el hijo pródigo y su regreso, en el hermano mayor molesto y egoísta y mucho más. Nunca hablan del padre y su buena o mala decisión. 

Estas parábolas tienen un sentido y Jesús las dio para ilustrar o dar un ejemplo de situaciones que podemos aplicar de muchas formas. Si la Biblia explicara todo sobre Dios no habría necesidad de otros libros y se presentaría la imposibilidad de terminar de escribirla algún día.

Una persona que enseña, que predica, debe tener aparte de las capacidades necesarias para un ministerio tener algo de escritor. Imaginación fértil para aplicar la palabra de una forma multifacética, llena de carisma y especialmente amor por la palabra escrita.

El hijo pródigo sabemos que lleno de ambición para disfrutar alegremente la vida, pidió su herencia y su padre ni corto ni perezoso se la dio.

Vamos a analizar el temperamento en general de los hombres, para poder explicar las razones del porque este padre generoso entrego en vida su herencia, sin esperar el hijo desobligado el tiempo debido para tenerla.

Los padres muchas veces no se esfuerzan para criar debidamente a los hijos. Esto es porque generalmente las mujeres se encargan de todo lo relativo a la crianza de los hijos.

Los hombres no son buenos administradores de los hogares por varios motivos. No son criados con miras a ser padres, sino a ser productivos y mantener el hogar, aunque esos conceptos han cambiado se mantiene el rol del hombre que no hace nada en los hogares.

A los padres les gusta quedar bien con los hijos, especialmente con los varones y tienen el concepto errado de que entre más le den a sus hijos, estos van a quererlos mucho más a ellos que a la madre y a otros parientes cercanos.

La Biblia habla en muchos casos de que la necedad está ligada al corazón de los niños. Los hombres aunque crezcan y se conviertan en padres, al desconocer muchas cosas de las obligaciones que tienen con sus hijos son como niños en esta área.

Por esta razón Dios cuando creo a la familia, lo hizo con miras de que los demás miembros pertenecientes a ellas, apoyaran, aconsejaran y disciplinaran.

Que seria de las familias sin los abuelos maternos y paternos. Debemos entender que este rol muchas veces lo cumplen los bisabuelos o personas que están en la tercera edad. Debido a múltiples causas en esta actualidad peligrosa para las familias hay muchas mujeres y hombres que aunque ya están más en la tercera que en la segunda edad, todavía quieren vivir y actuar de forma tal que parecen de la primera etapa de sus vidas.

Madurar no es fácil, implica ser probados, luchar y salir adelante aunque no sea de una forma muy airosa. Aunque en la lucha se pierda muchas veces la abundancia económica por la falta de madurez.

El padre del hijo pródigo no se equivoco al darle su herencia en vida y conservar la de su hijo mayor, era la que él necesitaba para seguir adelante con una buena vejez, sin necesidades y pobreza.

El probo a su hijo menor y también le dio una gran lección de vida. Para que cambiara su mala manera de vivir y comenzara de nuevo a su lado, con su hermano mayor.

Esto podemos compararlo con la situación de los hijos de Isaac y Rebeca en el Antiguo Testamento. Vemos como el mayor cambio su herencia espiritual y material ligeramente.

La biblia tiene muchas y maravillosas enseñanzas para todos. Exhorta de manera peculiar a los padres en sus malas actitudes y las consecuencias de ser consentidores de sus hijos, ni ejerciendo la adecuada disciplina o actuar en la forma debida con los hijos.

Dios a todo hijo que ama disciplina y también manda a disciplinar y corregir a nuestros hijos. En Proverbios 29:17 dice: Corrige a tu hijo y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.

Quiere decir si a tiempo educamos como conviene a nuestros hijos, invirtiendo tiempo y enseñanzas en ellos; además de disciplinarlos cuando lo necesiten, vamos a descansar con paz y alegría.

El mejor tiempo para enseñar, corregir y amar a los hijos es en su niñez y adolescencia. Cuando son hombres y quieren andar por la vida como ellos quieren, no es tarde, pero si vamos a tener grandes dificultades para obtener un buen fruto de ellos.

¿Piensas que puedes aprender a aplicar la palabra de Dios en esta época de tu vida? ¿Crees en la sabiduría de la Biblia para aprender lo que Dios espera de ti?

Una buena dinámica es anotar en una hoja limpia algunas preguntas con relación a nuestros padres, lo que habría acontecido si nuestros padres hubieran cambiado algunas actitudes en nuestra crianza. Lo que recordamos bueno o malo de ellos, lo que consideramos que debieron mejorar en su vida y también si somos padres, anotar aquellas cosas que han faltado para hacer y mejorar la relación con nuestros hijos.


Completar la dinámica preguntándoles algunas cosas a los hijos que no conozcan de ellos.


Con estos apuntes podemos sacar conclusiones y orar pidiéndole a Dios nos ayude a cambiar lo que se puede y que ellos olviden los malos momentos pasados por nuestra causa o por las circunstancias de cualquier clase que se tenga. También podemos valorar el carácter de nuestros hijos y aprender la forma de ayudarlos a cambiar ciertas cosas que no  le agradan a Dios y dañan sus relaciones.

Dios te bendiga



Los negocios y el cristiano

Los negocios lícitos 

Sabemos que en la actualidad hay economías subterráneas por todos lados. Una economía subterránea es aquella que no es legal, no esta dentro del marco de la ley, por tanto perjudica la economía de un país. y proviene de negocios ilícitos.

La economía subterránea no es lo mismo que la economía informal. La informal es aquella que ejercen lo que los colombianos llamamos rebusque, venta de dulces, ventas callejeras de todo tipo y una variedad de cosas que incluyen alimentos de diferentes formas, no siendo registradas en ningún indicador del gobierno.

Si como cristianos nos remitimos a la Biblia encontramos que desde sus comienzos en el Pentateuco, exactamente dice en Deuteronomio 8:18 Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día. 

También en el libro de Génesis hay grandes promesas de prosperidad y riquezas para su pueblo escogido,como lo hizo con Abraham cuando le dio promesas inigualables y no solo de prosperidad económica, sino espirituales que perduran por los siglos de los siglos.

Erróneamente la mayoría de las personas que viven la fe, tienen la creencia de que una persona en un estado de pobreza, cuando reciba bendiciones estas deben ser monetarias.

Si hay bendiciones monetarias casi siempre, pero no se debe equivocar creyendo que  bendición es dinero abundante. Debido a que la bendición que necesitamos en ocasiones no es la monetaria. Hay bendiciones que requerimos y no se pueden obtener en base al dinero, ejemplo de esto en la Biblia es la mujer del flujo de sangre.

Muchas parábolas de Jesús nos hablan del dinero y su mal manejo, como el del hijo prodigo. Vemos como el hijo prodigo pide su herencia y la dilapida rápidamente, quedando para cuidar cerdos. 

Así también nos habla de aquellos que tienen una economía subterránea y roban al pueblo como es el caso de el  jefe de los publicanos Zaqueo.

Los cristianos en general, cuando tienen un buen patrimonio o lo están adquiriendo deben saber que si es un transgresor más adelante pagara el precio, porque la maldición del dinero estará ligada a su vida, como paso con el criado de Eliseo en 2 de Reyes 5:25 Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte. 

5:26 El entonces le dijo: ¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? 
5:27 Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve.


Muchos otros ejemplos en el antiguo y nuevo testamento como paso con Ananías y Zafira y el mismo Judas que traiciono a Jesús.

Debemos tener cuidado de las asociaciones ilícitas con aquellas personas que andan en la carne, tratando de hacerse ricos de forma rápida y fraudulenta. 

Como cristianos debemos analizar muy bien los negocios en los cuales nos vamos a asociar, no debemos tener unidad con empresas o personas que tengan recursos dudosos.

Un patrimonio bien cimentado es aquel que se logra con esfuerzo y trabajo honesto. No importando si recibimos ayuda de nuestros padres primeramente, como paso con el joven rico. Lo importante de esto es que no orientemos nuestro amor hacia dinero.

La biblia nos habla de un demonio llamado Mammon, este demonio tiene unas características particulares que cuando está en control de las personas, las llena de avaricia, de injusticia hacia los demás comenzado por sus propias familias y esclavitud propia.

El dinero y los negocios no deben esclavizar a los cristianos, es un vehículo que bien manejado ayuda a tener una buena calidad de vida, a tener un buen servicio a Dios y también ayudar a los necesitados.

La vida espiritual, familiar, propia en salud, económica y de todo tipo sana es un gran tesoro y trae innumerables bendiciones para los que la practican. 

Cuando nos asociamos con personas dudosas, cuando recibimos dineros que sabemos que provienen de cosas o negocios ilícitos, por ejemplo comprar cosas u objetos que sabemos son robados o también cuando dejamos de pagar las compras que hacemos porque el vendedor se equivoco o..,  le estamos abriendo las puertas al mal, al pecado y la muerte espiritual. Contristamos al Espíritu Santo de Dios, estamos perdiendo la bendición y llenándonos de una lepra espiritual que difícilmente saldrá de nuestras vidas y las consecuencias pueden ser eternas.

¿Te has preguntado si agradas a Dios con tu forma de vida? ¿Estas siendo ostentoso o llevas una vida que agrada al Dios que prometiste amar y servir? ¿Vas a rendir culto a Dios sabiendo que tu ofrenda no le agrada y sin reconciliarte con tus hermanos en la fe?

Dios te bendiga















La obediencia

¿Cual es el manual de obediencia de un cristiano?

Obediencia puede ser un termino un poco confuso, especialmente en estos tiempos en que las comunicaciones han llegado a un punto de información y comunicación entre las personas que han cambiado los parámetros que se seguían en todos los tiempos.

Precisamente la Biblia es el manual por excelencia al que nos debemos remitir para entender lo que es la obediencia. Obedecer responsabiliza a una sujeción de la voluntad a no solo lo que Dios nos pide, sino también a un serie de preceptos en todos los momentos de nuestra vida. 

Debemos sujetarnos y depender de Dios (aunque la mayoría de las veces no podemos o no sabemos como depender de Dios) someternos a su autoridad representada en la tierra por los padres y maestros al comienzo de nuestras vidas y así sucesivamente, hasta que estemos en autoridad y también ejercer una obediencia que enseñe a los demás a ser obedientes, sin perder la independencia y libertad para escoger libremente el camino a seguir en la vida.  

Ciertamente es difícil obedecer, pero aunque es extraño muchas veces las personas que no tienen la misma fe que nosotros como cristianos evangélicos, nos dan ejemplo de obediencia. Así paso con el ejemplo de los Recabitas, el mismo Dios manda al profeta Jeremías que los invite y les ofrezca vino y ellos contestaron de la siguiente forma:

Jeremías 35:8 Y nosotros hemos obedecido a la voz de nuestro padre Jonadab hijo de Recab en todas las cosas que nos mandó, de no beber vino en todos nuestros días, ni nosotros, ni nuestras mujeres, ni nuestros hijos ni nuestras hijas; 

Mostrando de esta manera como el pueblo israelita eran desobedientes a sus mandatos y estos hombres que pertenecían a otro pueblo, eran obedientes a lo que sus padres le habían pedido.

En muchas maneras desobedecemos a Dios, solo debemos vivir una vida espiritual abundante para aprender a obedecer aun cuando esta obediencia no sea de nuestro agrado en muchas ocasiones.

Cuando vivimos en desobediencia, primeramente la prosperidad espiritual desaparece en nuestras vidas, sintiéndonos insatisfechos, en pecado, llevándonos a situaciones de descontento y mucho más.  

Así también vemos como personas que no están en los caminos de Dios, aprenden a ser obedientes y comportarse debidamente en muchas áreas de la vida, compartiendo y teniendo misericordia de los demás.

Vemos otro aspecto de la desobediencia que ilustra la Biblia en el caso del rey Saúl. 

1 Samuel 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. 
15:23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.


Hace una comparación tan ilustrativa de lo que le agrada a Dios y lo que es la desobediencia. Rebelarse contra Dios es un pecado tan grande como el de la adivinación y todavía habla de la obstinación,  que es un pecado comparado con la idolatría.

Debemos prestar especial cuidado con la atención que le damos a Dios y a nuestros deberes cristianos. Para no caer en desobediencia y perder las grosuras de los carneros que vienen a ser las bendiciones materiales y espirituales que el nos da.

Esta palabra esta dada para que no solo aprendamos las cosas que nos edifican, sino para que huyamos de las que no nos ayudan a obrar bien en nuestra vida cristiana.

Sabemos que Dios habla de diferentes maneras y utiliza a la iglesia y sus ministros para predicar la palabra y enseñarnos a obedecer. Así Samuel estaba puesto por Dios como legislador sobre el pueblo de Israel.

Esto nos debería guiar a pensar en como mejorar nuestra vida cristiana para que sea abundante en bendiciones y alegrías. Cuando somos desobedientes no solamente nosotros perdemos el gozo, sino que colaboramos para que los demás lo pierdan. Siendo tropiezo para que rechacen la palabra de vida que llevamos. Como dice el Señor en Romanos 10:15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

Lo que Dios quiere y espera de nosotros es que seamos cartas leídas, llenas de honestidad, en obediencia, alejándonos de las contiendas, la murmuración, la maledicencia y mentiras de la carne. Para ser efectivos con nuestro testimonio  a los que nos conocen y se acercan a nosotros.

Dios te bendiga