Invierte en tu futuro

Una forma segura de invertir para el futuro


La vida no es tan larga cuando hay paz y prosperidad. Cuando hay necesidades y muchos problemas la vida puede ser muy larga e insoportable. Por esta razón invertir en el futuro es una prioridad para todos. Destinar una inversión diaria, mensual o anual, no es únicamente en dinero o compra de bienes, hay una inversión que tiene un gran valor para el futuro y que difícilmente se va a depreciar o perder por cualquier causa o desastre financiero.  

Esa inversión se llama crecimiento y valores espirituales. Aunque parezca tontería y muchos se rían., esa inversión día a día aumenta el valor y se reciben a cambio innumerables beneficios que los cristianos llamamos bendiciones, otros le dicen suerte y así infinidad de designaciones que es lo que se recoge cuando se hace una siembra o inversión de diferentes formas.


Invertir en el reino de los cielos, en el reino espiritual no es dar más diezmos, ofrendas o dádivas que todas las demás personas que conocemos. Ese es un valor agregado con el que cumplimos los cristianos cuando conocemos la palabra de Dios.

La verdadera inversión en el reino de los cielos y principalmente aquí en la tierra, es dando fruto abundante. Vemos como desde Génesis en el Antiguo Testamento Dios bendice y dice que debemos dar mucho fruto. No fue únicamente para el hombre está bendición, también bendijo Dios y ordeno fructificar y multiplicarse en Génesis 1:20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. 

1:21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.
1:22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.


Y si le dijo a los animales y lógicamente hasta a las plantas, con mucha más razón al hombre. En Génesis 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 

Dios tenia y tiene razones para ordenar dar fruto. Primeramente fruto de arrepentimiento como dice en Mateo 3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento,

Este fruto digno de arrepentimiento es cuando reconocemos el mal que hacemos o que hemos hecho, y es para recibir perdón por nuestros pecados. Debemos arrepentirnos y convertirnos. Sino llegamos a la conversión, al arrepentimiento de nuestros pecados y lo reconocemos ante Dios, llegando a una aceptación de ellos y queriendo no volver a pecar, Dios sabe que nuestra conversión no es real.


No es arrepentirnos delante de los hombres, de las personas, es primeramente hacerlo ante Dios. Podemos decirle a los hombres a cualquiera mentiras, pero Dios escudriña nuestros corazones, mi, tu y el corazón de todos. El sabe si en verdad nos convertimos, si de verdad queremos cambiar, si amamos o no amamos, si...

El arrepentimiento es la conciencia de haber pecado, de no querer haberlo hecho o volver ha hacerlo. Cuando cometemos el mismo pecado una y otra vez y otra vez y así siempre, sin cambiar, sin hacer un esfuerzo por el cambio, dejando que el Espíritu Santo haga la obra en nuestro corazón, no hay verdadero arrepentimiento y debemos dar cuenta a Dios de ello y también estamos perdiendo un gran numero de bendiciones.

La conversión es una parte del fruto del cristiano que deja de pecar y comienza ha hacer lo bueno. Invierte en el reino de los cielos y en la tierra. Porque la bendición debe recibirse también en la tierra. Este es el verdadero fruto digno de arrepentimiento del que nos habla el libro de Mateo 3.8.

El fruto del carácter (es uno solo y encierra varios) nos dice en Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 

5:23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Este fruto se manifiesta en todas estas cosas que se nombra en gálatas 5:22 y dan fe del cambio de las personas. No somos perfectos, pero si cambiamos en muchas cosas, especialmente en la honestidad de nuestros hechos y obras. Un carácter humilde como el de Jesús, enseñándonos y redarguyendonos en muchas cosas para ir perfeccionando el camino de nuestras vidas.

Los frutos familiares. El fruto en medio de la familia es una manera muy importante de mostrar la bendición que se alcanza con Dios. Recordemos que Dios hizo pacto con Abraham, bendijo su simiente y generaciones futuras. Debemos querer lo mejor para nosotros y nuestras familias, cuando familiarmente no se ve la bendición es una forma de mostrarle al mundo la falta de fe en Dios, en sus propósitos y bendiciones. Dios es Dios de familia.

En el salmo 128 Dios nos habla de estas y otras bendiciones. Cuando dividimos, vivimos en egoísmos, contiendas, ambiciones necias y mucho más, la bendición se escapa fácilmente sin que nos demos cuenta. También en el Salmo 133 nos habla de las bendiciones de los hermanos en armonía. Dios tiene un lugar para cada persona en la familia y debemos querer vivir en obediencia.

En diferentes partes nos haba sobre los ancianos y los mayores que deben enseñar a los menores.

Cuando hemos cumplido con estas normas de vida y leyes espirituales, Dios nos dará el camino para las buenas obras, multiplicarnos y por último el mas hermoso e importante del que nos habla Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 

Y si ofrecemos fruto de labios que confiesan el nombre del Señor debemos tener nuestra boca limpia de engaño y falsedad, de mentiras, lujuria, calumnias, chismes y contiendas. 

"Un día me contaba una hermana lo triste que ella se había sentido el día que conoció realmente a una pariente que tenia y en la cual había confiado desde siempre. Me dijo: Hermana yo no podía creer que durante años ella le había contado todo lo que yo decía y hacia a la familia de mi esposo. Teníamos un alejamiento total y oraba tanto pidiéndole perdón a Dios y pidiéndole una reconciliación o que por lo menos me diera tranquilidad para yo saber que no era mi culpa. Hermana y un día comencé a darme cuenta que su felicidad era hablar con todos ellos de lo que hacíamos y decíamos en mi hogar. La división nos ha alcanzado a todos, muchas veces me faltó la fe y cuando finalmente me entere de todas estas cosas le he pedido a Dios fortaleza y que sea su voluntad en nuestras vidas."

Es muy triste ver que relaciones que aparentaban estar fortalecidas, lleguen a conclusiones tan penosas. Debemos mantener la santidad en las relaciones de todo tipo, alejarnos de las malas conversaciones que pervierten las buenas costumbras y nos enredan en vanas contiendas y más mentiras cada día.

¿Que conclusiones sacas de toda esta enseñanza? ¿Te has examinado para saber en que categoría estas y si estas aprendiendo lo que Dios espera de ti?

Cuando sembramos en todas estas cosas y cumplimos con el primer mandamiento con promesa que hay en el nuevo testamento en Efesios 6:2-3 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 6:3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y que confirma la palabra dada en el Antiguo Testamento en Éxodo 20:12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.  La respuesta está en la misma palabra y disfrutaremos de tantas y tantas bendiciones que nos sobrara para dar cada vez más.

Dios te bendiga

El poder de la oración

Cuando oramos adoramos a Dios

Hay tanto que escuchar sobre la oración, tanto que aprender sobre la oración. Para aprender a orar y recibir poder de Dios en nosotros y en nuestras vidas, necesitamos practicar la oración. No voy ha hacer un tratado o estudio sobre la oración ya que en las prédicas de todas las iglesias y muchas páginas de internet hay tantas enseñanzas sobre lo que es la oración y lo que logramos por medio de ella. Inclusive en alguna ocasión realice un estudio muy completo sobre la oración, estaba sustentado en la biblia.

Únicamente quiero añadir algunas experiencias practicas sobre la oración que he aprendido en largos años de oración en compañía y a solas con Dios. 

Aunque primero quiero recordar que en la multitud de consejeros adecuados está la sabiduría. En el libro de 2 de Crónicas, capitulo 10 nos habla sobre el rey Roboam y su falta de sabiduría. Desechó el consejo de los ancianos para seguir su propio consejo y el de los jóvenes iguales a él.  En el verso 11 dice: Así que, si mi padre os cargó de grave yugo, yo añadiré a vuestro yugo: mi padre os castigó con azotes, y yo con escorpiones.

Cuando tenemos necesidad de orar o de que otros oren por nuestras necesidades, debemos encontrar el consejo adecuado. No necesitamos intermediarios para entrar al lugar santísimo y pedir a nuestro amado Padre lo que necesitamos si lo pedimos en el nombre de su hijo Jesucristo. Lo dice claramente la Biblia en Juan 14:13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Partes claves de la oración:

Las diferentes clases de oración y la práctica hace al maestro. Cuando practicamos regularmente la oración, aprendemos cada día cosas nuevas y como ganar batallas de rodillas.

Leyendo y haciendo cursos también aprendemos sobre la oración y la guerra espiritual, la oración intercesora, lo que es clamar y mucho más. 

Los secretos de la oración están en el corazón del hombre que sinceramente trata de encontrar ayuda en Dios, que ama a Dios y que lo adora.

No necesitamos más requisitos en las emergencias de nuestra vida cotidiana, cuando hay cosas que se presentan de imprevisto y que nos llenan de angustia o dolor en ocasiones.

Otra parte importante de la oración,  para que Dios nos de las promesas que están en su palabra y que son para todos nosotros es apropiandonos de ellas. En oración, pidiéndole a Dios esas promesas igual a como las dice su palabra; utilizando la primera persona y sean una realidad en nosotros y en nuestra vida.

Una parte especial de la oración es tener un compañero en el caso del hombre y una compañera en el caso de las mujeres, que el mismo Dios la de, para orar y pasar tiempos estudiando la palabra.

Se aprende tanto orando con los mayores que nosotros. Las cosas a veces se nos escapan, las pasamos por alto, pero como dice la palabra. Mateo 18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. 

Estas cosas o palabras que se nos escapan pedir con el entendimiento, son recordadas por aquellas personas que tienen más experiencia que nosotros y las comparten en el momento de las reuniones, enseñándonos preciosos procesos que podemos acortar o pasar por alto, gracias al poder de orar conforme a la palabra de Dios y con la debida comprensión.

Experiencias que han vivido y que las ha llevado a orar, aprender, estudiar y enseñar. La palabra de Dios es viva y eficaz, esto nos dice que tiene poder y movimiento. Un movimiento espiritual para ser aplicada de diversas maneras la misma palabra.

Los mejores consejos de oración los recibimos en el momento de orar, de interceder, de intercambiar opiniones con las más hermosas personas que hay en el mundo y son todos aquellos hermanos que practican la oración, que alaban y adoran el nombre de Dios.

La oración practicada con continuidad nos da hambre de Dios. Ese hambre es saciada momentáneamente y se vuelve a sentir para seguir en la presencia de Dios. Cuando tenemos ese hambre constante de Dios vamos a ser libres de muchas cosas malas, de pecados e incertidumbres, de tristeza y desánimo, ataques, accidentes, personas indeseables, peligros y muchas cosas más.

Dios pone un cerco alrededor de sus hijos cuando quieren mantener vivo ese amor por él, esa presencia de Dios en nosotros y en nuestras vidas.

¿En algún momento has sentido esa protección de Dios en tu vida? ¿Regocijado en su presencia, sientes que no puedes dejar de orar y seguir hablando con tu Padre santo? 

Quiero que medites en esta palabra y aprendas a orar conforme a la voluntad de Dios, aprendiendo cada día más y creciendo en gracia y bendición.

Dios te bendiga 

Dos o tres en mi nombre

Las divisiones y el cristiano

El cristiano tiene autoridad y poder para deshacer las obras de las tinieblas por medio de la oración. La oración tiene un poder extraordinario para mover el brazo de Dios en favor de sus hijos cuando cumplimos las leyes espirituales que complementan esta disciplina que se debe practicar diariamente.

La oración es el arma más contundente que tenemos los cristianos para alcanzar el bienestar y la paz que Dios da. Vemos que en este versiculo nos dice en Mateo 18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Cuando dos únicamente dos y tres mejor, estamos en un mismo sentir reunidos en el nombre del Señor, dice que esta en medio de nosotros.

Teniendo en cuenta que para que dos o tres estemos reunidos en su nombre, debemos estar en un mismo sentir. ¿Anduvieran dos juntos si no estuvieren de acuerdo?

Las disensiones y pleitos nos alcanzan a todos, pero hay del aquel por el que viene el tropiezo. Cuando nos despojamos de los intereses propios, entregandole al Señor todas aquellas cosas que nos causan ansiedad, que nos perturban, que  quieren alejarnos del descanso que da Dios cuando somos obedientes, vamos a recibir más de lo que esperamos.

Especialmente vamos a estar protegidos como lo dice el Salmo 91. Habitamos a cobijo de Dios, estamos a expensas de su misericordia, de su amor, de su protección mayormente. Cuando estamos de acuerdo tenemos apoyo en la oración, hacemos vallado más firmemente y Dios inmediatamente estará con nosotros.

Sabemos que Dios escucha todas las oraciones, las que hacemos en lo secreto, las que hacemos en publico, como las del publicano, porque eso forma parte de testificar de Cristo. Pero hay poder en aquellas denominaciones que se unen para orar en lo secreto, en la presencia de Dios, alejados de los ojos y malos deseos del mundo, de la carne.

Cuando tenemos poder oramos por la multiplicación de panes y peces en el mundo, por las necesidades que reconocemos en la calle, en la casa de los amigos, por las familias, por el que nos ama y el que se olvida de nosotros, por los enemigos, por aquellas personas que son sordas y ciegas a la voz de Dios. Para que Dios levante al caido, para que quite la rebeldía y principalmente para que nos bendiga y nos ayude a hacer su voluntad, dándonos sabiduría para pedir como conviene.

Dice en Santiago 4:1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 

4:2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.
4:3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 


Dios sabe de que tenemos necesidad. Hay tanta palabra buena, linda en la biblia que nos confirma lo que Dios quiere para sus hijos y en su momento, cuando ordenamos nuestra casa y no vamos a perder esas bendiciones que Dios nos da, las recibimos.

Nuestro amado padre celestial no quiere que vivimos en sufrimiento, angustiados, enfermos, padeciendo. Jesucristo ya pago el precio por nosotros, por nuestros pecados, trajo sanidad a sus hermanos, nos dio el Santo Espíritu de Dios con su muerte y muerte de cruz, resucito y esta sentado a la diestra de Dios Padre intercediendo incesantemente por nosotros. Por ti, por mi, por el que no lo conoce y por todos.

Bendigamos al Señor repitiendo sus palabras. en el Salmo 103:1 Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

No para aprovecharnos de su bondad pecando a sabiendas, burlandonos de su santo nombre y del respeto y amor que el merece. Este Salmo nos muestra como es la bendición y la misericordia de Dios sobre los hijos que lo obedecemos, que estamos atentos a sus palabras, a su voz, a lo que debemos hacer.

Sigue diciendo muchas cosas, en esta parte nos habla directamente y de una forma contundente a nuestro corazón Salmo 103:10 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. 103:11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. 103:12 Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. 103:13 Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen.

Dios se compadece de nuestra necesidad, de nuestros anhelos insatisfechos, de nuestros pecados, de nuestro dolor y de todo lo que nos acontece, porque el sabe que tenemos obligaciones, apuros y mucho más.

¿Has pensado si cuando oras, utilizas esa poderosa arma en favor de lo que aprovecha o únicamente piensas en tus deleites? Cuando oras conforme a la voluntad de Dios; por todo y en todo recibes milagros que a veces ni te das cuenta que los recibes. Vives en paz en medio de las aflicciones, en alegría cuando puedes estar con honestidad en la presencia de Dios.

¿Cuando debes tomar una decisión importante en tu vida a quien consultas? ¿En base a que actúas? ¿En base a tu comodidad, a tus deseos carnales o en base a lo que Dios pide de ti?

Sabes que cuando desatendemos la voz de Dios y hacemos lo que es nuestra voluntad carnal, llega el momento de dar cuentas a Dios. Dios es amor, pero también quiere responsabilidad, obediencia, respeto, reverencia y especialmente nuestro amor.

Dios te bendiga 


Inmediatez de la vida diaria

¿Qué pide Dios de nosotros?

La inmediatez de la vida actual nos está llevando al caos no tan lentamente como se piensa. Hoy en día todo es rápido, los giros de dinero son instantáneos, los transportes son integrales, las enseñanzas no son personalizadas, el tiempo es corto, no podemos detenernos y la vida sigue a paso de gigante.

Esta inmediatez esta acabando con todo, la sensibilidad, la esperanza en un futuro y mucho más, especialmente el esperar en Dios es desesperante en muchas más ocasiones de las que creemos. 

Los cristianos nos distiguíamos en apariencia por varias cosas que eran como sellos personales. Esto debe seguir siendo así, no en apariencia sino de una forma real. El cristiano verdadero, no es aquel que nunca se acerca a una fiesta no cristiana, nunca tiene relaciones con personas no cristianas, no mira ni le habla al vecino que no es cristiano y que tiene un alboroto constante en su casa.

Al contrario para ser cristianos y dar un buen testimonio debemos saludar a todos aquellos que conocemos sin importar sin son cristianos o no. Aceptar llegar a una fiesta no cristiana por cortesía, aunque no se baile por supuesto, ni se tome licor y después de un rato prudencial se retira  y aqui no paso nada. Si el vecino tiene música constante, entran y salen personas de su casa, nos tropezamos con el o la vecina y le decimos cortésmente un buenos días, buenas tardes o ...  seguimos nuestro camino y la persona recibe una buena influencia.

El vestido, las buenas costumbres, muchas cosas hacen a un cristiano, pero nunca el ser inmediato va a hacer buena cristiana a ninguna persona. Al contrario ser pacientes, esperar en Dios, conocer a Dios y su palabra, seguir el camino que el traza para cada uno es lo que nos va a hacer mejores cristianos.


Mateo 20:25 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.

20:26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,
20:27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;
20:28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.


Esta palabra de Dios quizás es muy difícil de comprender para el cristiano lego, para el que comienza, para el que se desespera y pierde su confianza en Dios y se devuelve del camino emprendido.

Tiene doble enseñanza gracias a que nos habla de los gobernantes y sus malos deseos, por eso el cristiano debe dar consejos tranquilos, con base en la palabra de Dios. Por estos días todo el mundo aprovecha para hablar y difamar a los candidatos presidenciales sin modestia, sin ninguna clase de respeto, como si fueran cualquier hijo de vecino que no califica para ser presidente.

Todos merecemos respeto, todos merecemos estar en un lugar determinado y si estamos en desacuerdo con los candidatos presidenciales debemos aprovechar esta coyuntura para enseñar mirando hacia el futuro y dejar el pasado atrás. Sembrar en los que no han vivido o sufrido lo mismo que nosotros, nuestros propios rencores y los ajenos no da buen fruto.

Si miramos el presente de las personas y analizamos con calma su vida, nos daremos cuenta de sus capacidades, su carácter; es esencial siempre para saber como va a actuar una persona en un momento dado y si podemos confiar en ella.

Servir no es limpiar la casa ajena, no es servir de tapete para que las personas se limpien los pies con nosotros. Servir es hacer todo lo que hagamos con dignidad, con amor, como para nosotros mismos y nuestros hijos.

Jesús le lavo los pies a sus discípulos y dio una gran enseñanza de humildad y servicio a los hombres que eran sus seguidores y que no discutían con él, lo que les ordenaba. En muchísimas ocasiones hizo cosas que cuando las hacemos para nuestros hermanos en Cristo nos tienen en poco, muchas veces hasta nos humillan, se olvidan de lo que Dios hizo por ellos primeramente.

Si aprendemos de la vida de Jesús tan diligentemente como lo queremos hacer en muchas ocasiones de los famosos en todo el mundo, seguramente aprenderiamos mucho más fácilmente como tratar a los demás y dar un mejor testimonio.

Deuteronomio 10:12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 

Si amamos a Dios querremos obedecerlo, agradarlo, hacer todo lo que el quiere que hagamos y especialmente aprenderemos a escuchar su voz, porque Dios nos habla hoy en día como ha hablado siempre.

Cuando obedecemos a Dios no siempre recibimos lo que deseamos, no siempre las cosas se dan tan rápidamente como las esperamos y principalmente debemos renunciar a ser los primeros, los que siempre llegamos al lugar que queremos llegar.

"Para entrar al reino de los cielos debemos ser como niños y los niños me dan las mejores enseñanzas siempre. El amor de mis hijos y mis sobrinos cuando era niños, siempre fue incondicional. Todavía a veces se me estruja el corazón cuando veo que por deber o necesidad se tienen que alejar de mi los más pequeños. Que no puedo atenderlos como quisiera y tienen sus padres que pueden cuidar de ellos. Nunca los he puesto en el predicamento de escoger entre otra persona y yo, les doy libertad y creo que me pueden querer sin necesidad de comprarlos o regalarles más cosas que los demás."

Todo esto es para entender que debemos renunciar en muchas ocasiones aun a aquellos lugares y personas que Dios tiene o tenia para nosotros, si con ellos evitamos ser tropiezo a otros, si con ello vamos a dejar que Dios nos enseñe como ser mejores y mas humildes personas cada día.

Cuando con responsabilidad aprendemos que si hoy no obtenemos el ministerio que queríamos, los yernos o nueras que queríamos, la casa con que soñamos y en fin tantas cosas grandes y pequeñas que las personas en su día a día luchan por obtener. Sin apartar nuestra mirada de Jesús el autor y consumador de la fe, vamos a obtener muchas más satisfacciones y cosas grandes en Dios de las cuales nos regocijaremos y disfrutaremos mucho más ampliamente que otras. 

No es fácil, ni es de cobardes seguir a Dios, no es fácil tratar de aprender a sobrevivir en medio de tantas cosas malas que acontecen en todos los lugares del mundo. Más si tenemos la paciencia suficiente para orar y esperar confiadamente en lo que DIos hace, seguramente veremos su Gloria como siempre la hemos visto, recibiremos de su misericordia y corregiremos mucho más facilmente nuestros errores y los fracasos presentes nos servirán para los triunfos de mañana.  

¿Crees que estas ocupando el lugar correcto o que Dios te quiere en otro lugar? ¿Obedecerías a Dios si te dijera que debes marchar a otra parte como lo hizo con Abraham? ¿Sabes escuchar la voz de Dios por medio de las escrituras, las enseñanzas en la iglesia, con voz audible, en medio del sueño?

Dios te bendiga


El espíritu de la letra

¿Cuánto vale ser honesto para ti?

No es fácil ser honesto y no podemos ser totalmente honestos en la vida. Cuando una persona tiene cualidades como la honestidad, unidas a la capacidad de integridad que da tener virtudes que dan esa naturaleza para ser llamado honesto. Entonces encontramos a alguien que entiende perfectamente lo que es el espíritu de la letra en la palabra de Dios y también para ser aplicada de forma secular. 

La palabra escrita no debe contravenir los principios que formulan esta palabra. Esto también tiene que ver con que la interpretación de la letra por parte de una persona esta acorde con sus principios.

Los principios de una persona están unidos a sus comienzos, a sus bases de formación en las diferentes etapas de su vida. A las reglas, fundamentos sembrados en ella desde siempre.

Puede parecer una discriminación si valoramos esto desde un punto de vista social, educativo y mucho más. No es discriminatorio es una realidad. No es fácil para una persona que carece de lo más mínimo o que sus derechos fundamentales han sido violados desde el comienzo, que ha padecido abusos, hambre, necesidades de diferentes clases en su niñez valorar ciertas cosas o causas de una manera objetiva, justa, desapasionada.

Aunque una persona que ha tenido imprevistos, luchas, necesidades y mucho más en su vida, sin tener que quedarse en los extremos, es quizás una persona que puede valorar o expresar mejor cualidades e interpretaciones sanas de ciertas circunstancias o explicar entendiendo mejor el espíritu de las letras.

Una personalidad débil, sin la debida formación, capacitación, conocimiento, en vez de ayudar a entender las problemáticas que se viven diariamente en la vida de todas las personas, sera causa de entorpecimiento y falta de crecimiento para los que si quieren salir adelante y recibir bendiciones abundantes.

¿Que tiene que ver esto con la palabra de Dios? Mucho más de lo que pensamos. Debido a que las personas cuando conocen a Dios y entregan su vida al servicio cristiano, en su ferviente amor y deseos de servicio quieren dirigir las cosas según su entendimiento y de hay nace muchas veces la rebeldía.

Una rebeldía que puede en ocasiones no ser la debida, pero en otras esta debidamente justificada porque la falta de capacidades impide un servicio efectivo a Dios y por ende a los hombres.

Dios nos capacita, siempre hemos escuchado las cosas maravillosas que Dios hace por medio de su santo Espíritu y utilizando al hombre como un vaso de honra para su obra. La capacitación que Dios da es buena y perfecta, pero hay que hacer claridad en algunos pasajes bíblicos que han sido mal interpretados en ocasiones.

1 Corintios 12:11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.
12:12 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

Debemos hacer un curso especial y muy completo sobre el Espíritu Santo y su obra en cada uno de los creyentes, para poder entender la labor del Espíritu Santo en cada uno de nosotros.

Vemos este versiculo de 1 Corintios 12:11 nos dice que el mismo Espíritu Santo reparte como el quiere a cada creyente los dones.  Esto no quiere decir como es predicado en ocasiones y como muchos creyentes han llegado a decir que el Espíritu Santo los da de forma alocada, lo que quiere cada uno, lo que el decide sin discernir las necesidades del cuerpo de Cristo y especialmente del cristiano.

El Espíritu Santo da dones de acuerdo a las capacidades y entendimiento que tiene el creyente para usar estos dones en favor de su iglesia, de acuerdo a la capacitación que él da y seguirá dando a ese creyente. Y en 1 Corintios 12:31 Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente. Exhortándonos, alentandonos a que anhelemos los mejores dones por medio del camino de santificación,
que debemos seguir cuando recibimos a Jesucristo Hijo como señor y salvador personal.

Para poder entender, evangelizar, predicar, enseñar, la palabra de Dios, ser usados para cosas grandes en la obra de Dios, debemos ser llenos del Espíritu Santo. Dejarse guiar por el Espíritu Santo lleva tiempo en el conocimiento de Dios y su palabra. Entender lo que Dios quiere hacer con nosotros, contigo que lees esta enseñanza, conmigo y con todos aquellos que quieren vivir una vida en Cristo lleva tiempo, requiere estudio, vivir una verdadera renovación y vida cristiana.

La honradez es importante para llegar a ser personas con capacidades para entender la palabra escrita, no únicamente de forma bíblica. No quiere decir que seamos perfectos, que nunca digamos una sola mentira, que seamos capaces en todo y por todo, no al contrario Dios se perfecciona en mi debilidad y en la debilidad de todos.

Filipenses 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. 4:20 Al Dios y Padre nuestro sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Muchas veces las disensiones, los pleitos, las contiendas, son debidas a la falta de honradez, pero no esa honradez económica, de ser honestos con el dinero, sino la honradez de saber que nuestras limitaciones, falta de capacidades nos impiden llegar más lejos en lo que anhelamos y que debemos esperar el consentimiento de Dios primeramente y de los hombres también para alcanzar ciertas metas.

Debemos dar de lo que tenemos, el hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca cosas buenas, así debemos ser imitadores de Jesucristo y dar de los que tenemos.

"Recuerdo con mucha claridad una vez hablando con un amigo sobre una circunstancia adversa y él para darme claridad de lo que me explicaba me dio un ejemplo haciéndose entender de una forma sencilla y muy educativa. Me dijo:  Un hombre que desde pequeño vivió con una señora; dicha señora lo maltrataba y lo hacia trabajar a veces hasta más de doce horas al día y únicamente le daba una sola comida al día.  Cuando creció se escapó y se convirtió en guerrillero. Este hombre creía que si una persona tomaba tres comidas al día era una persona rica– Es quizás un ejemplo un poco extremado pero tan real, que sorprende ver las limitaciones que pueden tener algunas personas para poseer mejores capacidades y discernimiento gracias al entorno y la forma de crianza que tuvieron.

Todos tenemos alguna clase de hambre y la ocultamos para no parecer débiles, A nadie le gusta mostrar sus debilidades, débil es sinónimo de cosas incómodas y feas en ocasiones.

Únicamente debemos saber que a Dios no le agrada el dedo señalador, las personas intolerantes y mucho más. Por tanto debemos ejercer en lo posible la misma misericordia que Dios tiene con todos nosotros.

Si queremos ser seguidores de Cristo debemos tomar nuestra cruz, negarnos a nosotros mismos cada día como dice en Mateo 16:24.

Por está razón debemos antes que anhelar los dones y todo lo que Dios nos ofrece, un espíritu de honestidad, de integridad para poder analizarnos de una forma clara y saber que Dios nos puede ayudar en nuestras debilidades primeramente, para poder ayudar a nuestros hermanos en Cristo con enseñanzas, amor y paz.

Dios te bendiga











Familia y su concepto

La familia de Dios

El concepto de familia de Dios es aquel que tenemos de los hermanos en Cristo. Primeramente existe el concepto de familia como la primera institución en el mundo que creo Dios. Génesis 2:18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Y Dios le hizo ayuda idónea, que fue la mujer Eva, con las debidas capacidades para poder mantener vida en su vientre, nacieran otras criaturas y así comenzar a poblar la tierra.

Si nos vamos al concepto de si es así, si es un mito, si esto si lo otro, no llegaremos a ninguna parte. Partiendo del hecho de un hombre que consigue una pareja y tienen hijos Génesis 2:23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. 2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.  Debido a que se vuelven una sola carne en los hijos, que son carne de los dos, las dos personas hacen su parte y de hay nace la criatura.

Si nacen dos o tres hermanos y ellos a su vez en algún momento de la vida también tendrán más hijos, ya no sera la familia únicamente de dos miembros originales. Se ira extendiendo y en muchas ocasiones terminan en solo parientes, los descendientes de este primer árbol familiar.

Sabemos que muchas personas no tienen relaciones con la familia política en ocasiones o quizás las relaciones entre primos no se dan. Nietos que no tienen confraternidad de ninguna clase con sus abuelos y así en el mundo hay una gran cantidad de personas aparte, que viven su vida sin tener mayor relación con su familia por diferentes motivos.

Los responsables de la educación y que se cumplan los derechos humanos inalienables en los hijos son los padres. Y así sucesivamente la responsabilidad por diferentes causas recae en ocasiones en los abuelos, tíos y aun en familias por adopción.

Hay lazos que son más fuertes que cualquier clase de relación de sangre en ocasiones. Debemos entender que el sentido de pertenencia tiene una relación directa con la familia más cercana, con aquellos adultos que crían, que fortalecen, que enseñan, que dan.

Hay situaciones de situaciones y esto da para más discusión de la que podamos entender. Lo que si debemos tener en cuenta es que la familia, cuando crecen bajo sujección y disciplina, es muy difícil que se pierdan esos lazos familiares fácilmente.

De hay se derivan también otras situaciones como la poca integración que se tiene con las familias de otras personas cuando por motivos de matrimonios se crean nuevas familias. No solamente sucede esto en la vida actual, recordemos la historicidad de escritos como los de William Shakespeare en sus libros "Romeo y Julieta", Hamlet y otros, son más cercanos, porque en la Biblia encontramos varias situaciones tan cruentas y diferentes a las de Romeo y Julieta.

Cuando Dina fue vista por Siquem. Dice en Génesis 34:1 Salió Dina la hija de Lea, la cual ésta había dado a luz a Jacob, a ver a las hijas del país. 34:2 Y la vio Siquem hijo de Hamor heveo, príncipe de aquella tierra, y la tomó, y se acostó con ella, y la deshonró. Quiso este príncipe casarse con Dina y lavar la ofensa, pero los hijos de Jacob actuando por cuenta propia, tomaron venganza.


Hay situaciones de diferentes clases, peores  o menos malas, lo que concluimos es que la mayoría de las veces no hay arreglo posible en estas circunstancias. El rencor subyacente en esta condición de violencia y estrés, hace que las divisiones y contiendas crezcan y rompan límites.

Lo que debemos entender es que a pesar de las situaciones que se presenten, tenemos el deber principal de enseñar a nuestros hijos su sentido de pertenencia, el amor y los valores que priman para que la humanidad persevere en mejorar cada día más y más, no únicamente el entorno, sino también la familia.

La educación a variado de forma tal, que la tecnología y las comunicaciones invaden los hogares y alejan cada día más a las personas del sentido de pertenencia y familiaridad honesta que se debe tener.

Hace unas cuantas décadas los cuadernos escolares en la contratapa o parte de adentro de la tapa se escribían los datos de los dueños de los cuadernos y decía: "Pertenece a:" en la actualidad dice: "Nombre:"

La palabra "pertenece a" no es igual a "nombre". Pertenecer es formar parte, ese cuaderno formaba parte de la educación de un estudiante, el cuaderno le pertenecía, él era su dueño. El alumno iba aprendiendo el concepto de pertenencia sin necesidad de que se le explicara lo que esto quería decir. Se incluía una educación integral sin necesidad de hacer tanto aspaviento, sin tanto lujo escolar y con mucha más cordura de la que pensamos y tenemos actualmente.

Así es la familia, cuando pertenecemos a una familia, sabemos quién es esa familia, porque somos parte de esa familia y que lugar ocupamos en esa familia, especialmente sabemos si nos sentimos amados por esa familia.

El nombre, es el que tiene toda persona, sabemos que tener un nombre es importante, el nombre nos identifica, con el nombre nos reconocen: "fulano ven a sentarte", dice el maestro amonestando al alumno, la madre lo llama por su nombre, todos lo llaman por el nombre, pero también todos tienen un nombre. 

Mi familia, no es la familia de los demás, me pertenece, yo pertenezco a ella.

Es importante tener pertenecencias, no importa si es un cuaderno o un juguete, un vestido o cualquier otra cosa. Cuando los niños aprenden a tener pertenencias, se les enseña a cuidarlas y también llega el momento de enseñarles a compartir, estamos formando una personalidad responsable, que no solo ama a las personas, sino que también aprecia lo que tiene y lo cuida.

¿Como se que soy un miembro importante de mi familia? ¿Cuán apreciado soy dentro de ella?¿Como demuestro mi aprecio y amor por mi familia?¿Como demuestran su amor por mi los demás miembros de mi familia?

Estas y otras preguntas no son fáciles de realizarnos, pero para comenzar a solucionar los problemas emocionales, mejorar la identidad, poder ser mejores padres, hermanos, tíos, compañeros, debemos pensar en estas y otras cosas que afectan en ocasiones negativamente a los grupos familiares consanguíneos.

Cuando tenemos claros estos conceptos, primeramente de nuestra identidad personal y familiar, va a ser más fácil poder entender situaciones y circunstancias que vivimos y que viven otras personas.

Después de tener en claro estas cosas vamos a poder ser líderes efectivos en medio de las congregaciones y enseñar a restaurar las vidas de las demás personas. Se dicen tantas cosas y tantos refranes populares que se van volviendo norma, cuando en realidad es muy claro y entendible cuando se enseña por medio del testimonio familiar y se completa con el testimonio secular y especialmente cristiano.

Lo hecho, hecho está. Lo que hemos decidido en el pasado incide de una forma completa en el presente y futuro de nuestras vidas y familias. Por esta razón no cualquier persona está debidamente capacitada o tiene la madurez necesaria para aconsejar familiarmente. Dentro del pueblo de Dios hay muchas labores que se pueden desempeñar, pero aplicar la palabra de Dios, especialmente de forma cristocéntrica, no lo hacen todos de una forma adecuada.

Utilizamos muchos pasajes bíblicos del nuevo y antiguo testamento para afirmar que es más importante la iglesia y la familia de Dios para cada uno, que la propia familia. En algunos casos puede acontecer que sea así, pero en muchos casos no es así.

La iglesia, los ministros de Dios tienen un deber sagrado de alimentar sanamente la familia, de ayudar a los congregantes u ovejas a restaurar su vida familiar en lo posible. La obra de Dios tiene que ver con la familia, todos pertenecemos a una familia, tenga los apellidos que tenga.

Cuando tenemos bases sólidas en el conocimiento de lo familiar, vamos a poder ser más efectivos en los ministerios.Siempre debemos luchar para que las personas alcancen la unidad familiar, la unidad en Cristo, el cuerpo de Cristo lo componemos todos los que nos congregamos en una iglesia y debería estar completo y unido siempre hasta que Cristo venga por su iglesia, iglesia sin mancha ni arrugas, iglesia santa para la honra y gloria de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Dios te bendiga