Familia

¿Cómo manejar los celos entre hermanos?

Cuando los celos comienzan en las primeras etapas de la vida de los hermanos, generalmente continúan durante la vida adulta y se van volviendo más agresivos y estas rivalidades pueden causar mucho daño.

Estos celos infantiles comienzan muchas veces por los juguetes, la atención de los padres y el hijo mayor casi siempre se sale con la suya, impidiendo con su egoísmo el sano desarrollo de la familia.



Motivos por los cuales los celos persisten sin ser canalizados debidamente

Algunas veces es debido a lo que se nombraba de los hijos mayores, en ocasiones el hijo o hija siente celos de la relación que ve en sus padres con el hijo mayor.

La influencia de los padres es de mucha importancia en la relación de celos que se forma en el hermano debido a que los padres colocan muchas expectativas en los hijos apoyados en el fundamente de sus carencias.

En algunas circunstancias los padres etiquetan o clasifican a los niños haciendo comparaciones entre ellos. El hermano que más atención recibe y que siempre tiene los méritos según los padres, recibiendo más atención, tiempo y dinero, da como resultado que la rivalidad y estos sentimientos de sentirse menos querido y tener celos constantes que se mantienen y los acompañan en la vida de adultos.

Tratamiento para superar los celos entre los hermanos

La comunicación es muy importante para que el vínculo familiar se fortalezca y se pueda superar la rivalidad y celos existentes. No se puede cambiar lo que sucedió en el pasado y tampoco se pueden cambiar las formas de trato de los padres, pero si se puede trabajar unidos para superar la situación.

Se debe hablar de forma calmada, compartir y aclarar las cosas, no se debe hablar dando la impresión de que se está juzgando a las personas cuando se pregunta algo, buscar estrategias que ayuden a mejorar la relación y no olvidar que la familia es importante y que apoyarse mutuamente en las necesidades y circunstancias difíciles une a los hermanos.


Se debe romper con los paradigmas del pasado y enfrentar una nueva y buena relación, intentando cada una de las partes ser mejores hermanos y colocar su granito de arena y cariño para soluciones completas.

----------------

Familia


La familia y el porque de patrones disfuncionales

Las personas sobre todo las más jóvenes, esperan que cuando ya se alejan de sus hogares de origen; los problemas de su infancia y familias van a quedar muy lejos.

Nada más lejos de la realidad, la gran mayoría experimentan problemas muy parecidos, en cuanto a sus relaciones y sentimientos, aunque haya pasado mucho tiempo lejos de su entorno familiar.

Lo mejor para todas las personas es crecer en entornos familiares que sea el adecuado y que puedan expresar sus necesidades y sentimientos, sintiéndose apreciado y valioso.

Cuando un niño se desarrolla en este tipo de entorno, generalmente cuando son adultos llegan a constituir relaciones leales, sinceras y sanas.

Las familias sobre todo en la actualidad que las mujeres desempeñan papeles más importantes en lo laboral están dejando de llenar las necesidades  físicas y emocionales de los hijos.

Especialmente en la comunicación que es muy limitada y no permite al niño a expresar sus afectos y necesidades.

Estos niños que crecen con estas carencias desarrollan una baja autoestima y no sienten que nadie los quiera y los tome en cuenta, esto determina que las relaciones que formen en su vida adulta no sean muy satisfactorias y se repitan ciertos patrones de conductas infantiles, porque les falta madurez espiritual y amor.

Familias disfuncionales y patrones en ellas


En algunos casos de familias disfuncionales se presentan estos problemas que llevan a un caos familiar, rechazo y violencia intrafamiliar de diferentes niveles.

Cuando uno o ambos padres tienen adicciones como las drogas, el alcoholismo, la promiscuidad sexual, el juego sin control,  dedicarles demasiado tiempo al trabajo y  comer en exceso.

Cuando los padres o uno de ellos,  utilizan la amenaza o usan la violencia física como medio de control. Los niños generalmente presencian la violencia o es obligado a participar en el castigo a los hermanos, vive con el temor de explosiones de mal humor.

Los padres ejercen un fuerte control autoritario sobre los hijos y estas familias se adhieren a creencias en particular como de tipo religioso, político, financieros o personales sin ninguna clase de libertad y tolerancia. 

Esto es muy variable en las disfuncionalidades e interacciones de comportamientos que se producen en cada familia y la clase de gravedad en la disfuncionalidad. 

Cuando patrones como los anteriores son normas en los hogares y no una excepción, fomenta el abuso y la negligencia y los niños pueden verse en una diversidad de situaciones que maltratan y son abusivas marcando al niño para su futuro.

Problemas que resultan de estas situaciones


El abuso infantil y la negligencia en la crianza impiden que se desarrolle la confianza de los niños en los demás y también en ellos mismos.

Cuando son adultos tienen muchas dificultades para integrarse, no confían en los demás, ni en sus propios juicios y acciones y no tienen un sentido de la autoestima y generalmente tienen problemas en el trabajo, relaciones y en sus identidades.

Esta forma de identificar el problema de forma errada pensando que ellos son los malos, los que no valen, no sirven y que sus padres son normales.

Como lograr cambios que mejoren las vidas


Solo las mismas personas pueden cambiar sin necesidad de esperar el permiso de los padres para hacerlo. Los padres de las familias disfuncionales muchas veces  se van a sentir amenazados por los cambios en los hijos.

Esto puede dar un resultado negativo, haciendo que sus esfuerzos se repriman y sean impedidos. Por eso las personas deben confiar en ellos mismos y sus propios sentimientos y saber que el cambio comienza por ellos y las cosas que se pueden hacer para que el cambio se de son las que siguen.

  • Se deben establecer y reconocer las experiencias dolorosas y difíciles que acontecieron durante la infancia.
  • Se puede hacer una lista de comportamientos, creencias y demás  que  querría cambiar.
  • Y al lado de cada elemento de la lista, anote el comportamiento, las creencias, etc, que le gustaría hacer o que tuviera lugar.
  • Elegir algo en la lista y comenzar a practicar el comportamiento alternativo o creencia. Elegir la forma más fácil como primer elemento.
  • A medida que alcance el objetivo o metas propuestas, siga con todos y cada uno de los anotados en la lista y seguir practicando cambios.
Además de trabajar por cuenta propia, puede resultar útil trabajar con un grupo de personas que haya tenido experiencias similares o con un consejero profesional.

Consideraciones que se deben tener en cuenta


No se debe tratar de ser prefecto, ni tratar de hacer la familia perfecta.

No se tiene el control de la vida de todas las personas en el entorno y no se tiene el poder de cambiar a otros.

No se trata de ganar viejas luchas que deben quedar en el pasado y establecer límites transparentes, sin dudar.

Anticiparse a las reacciones de los demás cuando se den cuenta de los cambios, para que se tenga decidido como responder.

Y finalmente no se debe desanimar la persona cuando caiga en los anteriores patrones de comportamiento. Los cambios muchas veces tienen retrocesos y generalmente son lentos y graduales, cuando se da cuenta la persona los cambios si se siguen practicando conductas buenas, nuevas y beneficiosas, formaran parte de la personalidad y se quedaran para siempre.