Parábola del hijo prodigo.



 Parábola del hijo prodigo.

Lucas 15:11.


El hijo Prodigo y sus implicaciones lo dio Jesús para enseñar sobre el amor de los padres a los hijos, pero haciendo una alegoría de lo que es el amor misericordioso de Dios para con nosotros. Debemos leer cuidadosamente para poder abarcar las múltiples enseñanzas que trae este pasaje bíblico.

Da una enseñanza sobre los diferentes caracteres, emociones, virtudes y defectos de las personas en general y como el lugar que ocupaba un hijo tenia preeminencia en el antiguo Israel y que todavía perdura en muchas de sus formas.

Generalmente las enseñanzas alrededor de este pasaje se centran en el hijo prodigo sus actitudes y la forma en que lo recibió su padre.

Pero se puede desmenuzar de otra forma que nos enseñe sobre la crianza de los hijos y como se fortalecen las costumbres en ellos.

El padre es incondicional con el hijo desobediente. Les repartió a pedido del hijo menor, era dadivoso. Tenia varias cualidades entre ellas la misericordia, era amoroso. Dice la biblia: Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

El hijo prodigo es irreflexivo, fresco, quizás perezoso, dilapida el dinero sin pensar en mañana, en su propia necesidad. Arrepentido reconoce su falta y sabe que puede confiar en su padre y toma una buena decisión. Dice: Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

El hijo mayor se enoja, rechaza a su hermano, no es buen hermano, reclama a su padre, lo juzga, no acepta razonar.

Todos desearían tener un hermano mayor que los amara, perdonara y ayudara en la necesidad. De pronto el hijo mayor no sabia lo que era un hermano por ser el mayor y haber recibido muchas atenciones que  tuvo que compartir cuando nació su hermano. 

Pero aunque no se haya pensado todos tienen un hermano mayor y ese hermano mayor es Jesucristo de Nazaret. No solo es un buen hermano sino que cumple todos los requisitos perfectos que se deben anhelar en la persona de un hermano mayor. 

El es nuestro intercesor ante el padre, murió por todos en la cruz del calvario y resucito y esta sentado a la diestra de Dios Padre Y es nuestro mejor amigo, confiable, perdonador, sin egoísmos ni orgullo, lleno de amor para todos.  


Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Así hay fiesta en el cielo cada vez que un pecador se arrepiente y reconoce a Jesús como Señor y salvador personal.


Salmo.


133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es
Habitar los hermanos juntos en armonía!


                                                        Jadeen.