Emociones en los hombres

Los hombres tienen diferentes tipos de emociones y muchas veces no aceptan estas emociones por el papel que se ven obligados a desempeñar en la sociedad.

Muchas veces les falta autoridad porque padecen de debilidad que es como un punto débil que tiene por mucho cariño hacia un hijo o una persona determinada  algunas veces o bien o por falta de carácter, pero esta debilidad debe ser superada lo más pronto posible.

Esta falta de carácter o debilidad acarrea juicio en las personas de parte de Dios, porque Dios quiere que la iglesia sea limpia, sin manchas ni arrugas y cuando somos permisivos, porque permisivo es el hombre en general, pastores, hermanos, lideres no Dios, Dios es un ser supremo justo y con atributos que cambian de acuerdo a las necesidades de sus hijos.
Dios no puede tratar de la misma manera al pobre y necesitado, que al que tiene riquezas y autoridad.

En este caso podemos tomar el ejemplo del Rey David, a pesar de tocar el corazón de Dios si profundizamos en su vida de familia vemos que dio malos ejemplos y no quiso ser un hombre de familia, porque su corazón se inclinaba a los favoritismos y no les daba la disciplina necesaria y menos tenia organizada su casa.

La Biblia es la palabra de Dios y esta escrita para que aprendamos de los errores y pecados que cometieron los héroes Bíblicos y no cometamos los mismos errores que ellos.

La santidad de Dios esta mal interpretada y por eso crea confusiones y divisiones tan profundas que muchas veces son irreconciliables  porque falta la humildad de corazón y la presencia de Jesús en la vida de todos.

Dios es santo y merece respeto y reverencia en los momentos en que se requiere la reunión de su cuerpo, pero el creo la familia, el hombre para señorear la tierra y sojuzgarla, para momentos de tristeza, de paz, de alegría que incluyen diversiones sanas de acuerdo a lo que se vive en el grupo al que se pertenece.

Dios no es obligación, investigación de pecados, malicias en contra unos de otros y tantas cosas que se viven en las congregaciones, que en vez de unir separan.

La palabra de Dios dice que por los frutos los conoceremos, si no hay fruto se puede ver que clase de cristiano se es. Pero hay un fruto que no es visible para los demás y este es el fruto abundante de paz y justicia que Dios da individualmente a cada persona que lo busca en espíritu y en verdad.

La salvación es personal, no es compartida con un hijo o con el esposo de turno, como el caso de la samaritana del que nos habla el Nuevo Testamento. En muchas congregaciones se han hecho cosas indebidas, personas que permanecen en ellas y quieren juzgar a otras, siendo que el que juzga es Dios y Dios ha puesto en la tierra a los gobiernos de los países para juzgar las injusticias y hacer cumplir las leyes.

Nadie puede tomarse la justicia por su mano, y si lo hace tiene que sufrir el justo juicio de Dios, pagar el precio que dicten las leyes del lugar en que se comete el delito.
Por eso los pastores en el caso de las Iglesias evangélicas tienen una gran responsabilidad y dependen en muchas cosas del gobierno y deben dar cuenta al gobierno.

No es decir soy evangélico y ya, es decir soy evangélico pero mi vida esta reparación. Esto quiere decir que se tiene un fuero especial porque necesita ayuda de la iglesia, pero esta bajo la total y absoluta responsabilidad del gobierno.

Como el caso de una mujer que estaba enferma en su casa, acostada y llegaron dos hermanas de la congregación y la alzaron y a rastras la llevaron a la iglesia. En realidad el estado de salud de ella era muy malo y eso alargo su recuperación.

Ningún evangélico tiene derecho a entrar en la casa de nadie bajo ningún motivo y menos a la fuerza, a menos que sea de confianza e invitado.

Por estas razones todas las personas deben hablar cuando están en desacuerdo con lo que sucede en las congregaciones y en caso contrario, buscar una solución de acuerdo a su caso en particular.

Dios les Bendiga

Jadeen