Los padres y los hijos

Representantes de Dios en la tierra

Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. Colosenses 3:20-21
Los padres tienen una finalidad especial en la tierra, un propósito que no se puede reemplazar y que en ocasiones por diversas circunstancias la familia queda incompleta y falta uno o los dos progenitores en la vida de los niños.
La falta de los padres trae carencias a la vida de las personas que no se pueden predecir en ocasiones, pero si se sabe que cuando los niños quedan desamparados su vida puede tomar rumbos muy difíciles.
Recuerdo una mujer que conocí hace algún tiempo y me conto que su madre se la había entregado a una tía para que se la criara, debido a que ella carecía de medios para tenerla. Esta tía, una persona aprovechada y de mal corazón, la maltrataba y la tenía como su empleada del hogar, sin darle ninguna clase de estudios ni nada de nada aparte de la vivienda, la comida y ropa vieja, ella sufrió mucho y cuando creció y se casó, teniendo dos hijos, trabajaba duro para mantener su hogar, debido a que su marido se separó y la dejo sola con los niños. Ella tenía mucho resentimiento en su corazón y rechazo hacia su madre que la había dejado a merced de esta tía”.
En este caso es muy difícil perdonar, pero es necesario perdonar para encontrar paz, para recibir bendición, para ser libres y poder tener un nuevo comienzo.
La palabra de Dios dice que honremos a padre y madre, esta honra tiene doble promesa y es el primer mandamiento con promesa del nuevo testamento. Dice que seremos de larga vida y nos ira bien sobre la tierra.
Se sabe que los padres son los presentantes de Dios sobre la tierra, tienen deberes que cumplir como padres, muchas veces este deber no es cumplido o es cumplido de forma muy deficiente, pero debemos cumplir en la medida de nuestras capacidades con nuestros padres, con las personas que dieron una crianza y que tomaron ese papel de padres un día para bendecir a sus hijos en la carne o adoptados por voluntad propia.
Como hijos se debe encontrar un camino para respetar y vivir en armonía con los padres, aunque se torne difícil la convivencia, se puede pedir la ayuda de Dios por medio de la oración, de los hermanos en Cristo, pastores y diferentes ministros para tener una cobertura y respaldo espiritual y en ocasiones hasta físico.
Dios es Dios de bendición y siempre tiene una puerta abierta para cada persona y su necesidad, no se debe olvidar clamar a él, pedir perdón por las debilidades y tratar de enderezar los pasos para una vida de abundante paz, bendición y amor.


Dios te bendiga