Salmo 133- La bienaventuranza del amor fraternal.

Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos justos en armonía.
Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aaròn. 
Y baja hasta el borde de sus vestiduras; Como el rocío del Hermòn, 
Que desciende sobre los montes de Sion;
Porque allí envía Jehovà bendición, Y vida eterna. 

Este salmo no se refiere a los hermanos en la fe únicamente  primeramente se refiere a los hermanos en la carne.

Porque si salimos de una misma familia y tenemos una sola carne, y somos la primera institución que Dios creo, como vamos a poder tener amor y armonía con los hermanos de la fe.

Hay casos y circunstancias en las que por la fe no se puede llevar de forma armónica con la familia carnal, porque las familias tienen circunstancias dolorosas o de cualquier índole que solo ellos sufren y los ministros de Dios deben usar mucha sabiduría para guiar a los hermanos a buscar por medio de la oración y ayuno la bendición de su familia. 

Porque Dios es uno solo y el tiene sus escogidos  su obra permanece y no desaparece. El sabe que hace y como lo hace, en Dios si hay casualidades pero de bendición.

La biblia dice que se debe bendecir primero a los hermanos en la fe, esto es así, pero los hermanos de la fe del común de las personas, porque todos somos hermanos de raza y si ahora no esta convertido, mañana puede estarlo.

Dios no hace acepción de personas, todos somos son sus hijos, y como se va a contradecir su palabra? si él no miente.

Nunca es tarde para dar fruto y fruto en abundancia.

Dios los bendiga.

                                                        Jadeen.