El perdón, perdonar

El perdón y sus bendiciones

Muchas cosas se hablan sobre el perdón, muchas veces se dice que se perdonó; pero en realidad se está alimentando la falta de perdón de diferentes formas. Decimos que perdonamos cuando esa herida se cerró, cuando recordar no duele y edifica, cuando nos sentimos en completa paz y podemos sentir confianza en las cosas nuevas de la vida que llevamos.

Cuando nos dejamos llevar por la ira, cuando las palabras ásperas salen de nuestra boca, cuando no podemos contener los pensamientos de rechazo en nuestra vida, sabemos que tenemos falta de perdón.

También algunas veces escuchamos decir, no puedo contenerme, no puedo hacer nada, yo quiero pero… y así es. ¿Por qué esto es así? Porque se necesita un tiempo para sanar, se necesita un proceso de restauración para poder perdonar de corazón y de raíz o sea completamente.

Escuchaba a una mujer que no aceptaba a su padre en su vida, no quería saber nada de él, a pesar de que le había pedido perdón reiteradamente ella no lo perdonaba, lo rechazaba de plano y decía que él no había estado nunca en su vida, ahora que era una adulta con su vida organizada él no tenía cabida en ella.

En este caso el hombre todavía estaba sano y tenía una vida que vivir, pero generalmente las personas se dan cuenta que necesitan el perdón en las postrimerías de su vida, cuando difícilmente tienen algo que ofrecer que atraiga la atención de las personas de las que requieren el perdón.

Como en el caso de un hombre que dejo su familia y sus hijos nunca lo conocieron como un padre amoroso y proveedor de las necesidades de su casa, pasados muchos años enfermo, solo, sin dinero y casi al pie de una tumba pidió perdón y regreso al hogar que había abandonado muchos años atrás.

Generalmente el perdón es necesario cuando  la o las personas han sufrido mucho a manos de una persona y sienten el rencor y ansias de venganza.

Las personas necesitan perdonar, es un requerimiento bíblico, pero más que un requerimiento bíblico para ser perdonados y recibir el regalo de la salvación, es ser sanos y bendecidos. Cuando no se perdona no hay sanidad, la amargura, la soledad, los rencores, resentimiento, el enojo y muchas cosas más rebosan el corazón de las personas.

Debemos perdonar, perdonar es ser libres, recibir liberación es muy importante, es como cuando las personas van cargando un fardo por muchas  muchísimas calles y cada vez se vuelve más y más pesado, haciendo insoportable la carga. Cuando soltamos la carga de la falta de perdón y somos libres, sanamos nuestra vida, nuestra tierra que viene a ser nuestra generación, nuestros hijos y los que están alrededor van a recibir muchísimo más de lo esperado en todo y por todo.

Romanos 12  17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.
18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.
19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.
20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.
21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.
La biblia tiene mucho que decir sobre el perdón, pero miremos que lindos estos versículos, sabiendo que nuestros enemigos son aquellos a los que no perdonamos y que nos han herido en diferentes formas y maneras.

Perdonar decíamos es un proceso, un proceso emocional que lleva tiempo, pero lo más importante es la decisión de perdonar, de sellar los labios a las palabras ofensivas a aquellas personas que nos ofendieron y que quizás siguen dañando.

El perdón debe ser de parte y parte, pero cuando alguien tiene falta de perdón y hemos buscado la reconciliación, debemos esperar el tiempo de Dios para que sea completo y también restaure a la otra parte, reconociendo su falta. Aunque también la falta de perdón ha llevado a otros pecados más y se necesita también pedir o recibir el perdón.


Abogado para con el padre tenemos a Jesucristo hijo y podemos llegar confiadamente al trono de la gracia y pedir perdón.

Dios te bendiga