Las drogas


Como  enfrentar el problema de las Drogas con su hijo

Nada más fácil para descarriar a los niños y jóvenes en un abrir y cerrar de ojos, que las drogas. Una adicción a las drogas puede desencadenar una espiral descendente en los hijos, hasta llegar a un lugar en el que este tan perdido que ninguna cantidad de amor o de comunicación podrá hacer la diferencia.
Lo mejor es enfrentar a los hijos tan pronto como se ven los signos de lo que esta haciendo con las drogas.

Cosas que se deben tener en cuenta cuando se enfrentan a los hijos sobre las drogas

Una vez que el niño entra en la pre-adolescencia o adolescencia, los padres toman un segundo plano y los amigos son las personas a las que recurre para asesorarse y apoyarse, así como para confiar en ellos, convirtiéndose en las personas más importantes de su vida y las madres se quedan pensando con nostalgia en el pasado cuando eran sus mejores amigas.

Las madres ya no están en los secretos de ellos y no tienen ni idea de cuales son los problemas por los cuales esta atravesando. En estos casos ¿Como saber si su hijo tiene un problema de drogas y más importante como enfrentarlo a el, respecto a esto?

Sabiendo que su hijo esta abusando de las drogas, a pesar de que la comunicación entre padres e hijos pasan a un segundo plano cuando entran en la adolescencia, hay muchos adolescentes que siguen considerando a sus padres como amigos y les cuentan sus problemas y preocupaciones.

En el caso de que su hijo ya no este tan cercano a usted y el vínculo cada día es más frágil compruebe los síntomas.

Si su hijo tiene problemas graves los síntomas se verán cuando aparecen como cuando tiene fluctuación en el estado de ánimo, hábitos alimenticios, un bajo rendimiento académico son señales de advertencia, que están indicando que algo malo esta sucediendo en el mundo de su hijo.

Si sospecha que su hijo esta tomando drogas, hay algunas cosas que se deben mirar para que usted pueda saberlo.

Posibles señales de que su hijo consume drogas

La apariencia física es la primera indicación. La palidez, las ojeras, ojos rojos, acuosos, perdida o ganancia de peso repentinas, marcas de agujas en las manos, ataques de tos, falta de higiene personal, si tiene problemas para dormir, ect. Son signos que dan indicaciones que pueden estar abusando de las drogas y también son manifestaciones comunes.

Otro signo son los cambios repentinos en el comportamiento, los intereses, amigos, ect. Si se siente enojado, irritado de mal humor sin necesidad y a la menor provocación, si de repente se ha mantenido alejado y convertido en una persona tranquila cuando era expresivo y amable, puede ser un indicio de que esta usando drogas.

También se debe comprobar si parece desorientado, olvidadizo, deprimido, hostil, si miente con más frecuencia, se distrae con facilidad evita el trabajo y se mantiene al margen con más frecuencia.

Cuando baja su rendimiento académico es una señal de que su hijo esta en problemas.
Si falta a la escuela o a la universidad, si le resulta difícil mantener un trabajo o es despedido, estos son indicios de abuso de drogas.

Todos estos signos mencionados anteriormente no son concluyentes, pero todos ellos juntos son un comportamiento sospechoso, pero si es una indicación bastante segura e que su hijo esta consumiendo drogas y necesita ayuda.

Si todos o la mayoría de los síntomas mencionados anteriormente son evidentes, entonces es mejor hacerle frente a su hijo inmediatamente en lugar de perder el tiempo.

Si en el peor de los o en el mejor que es posible que su hijo no esta consumiendo drogas va a sentirse muy molesto con la acusación. Pero eso es mejor a dejarlo pasar ignorando la situación y lamentarlo más tarde.

Estas son las cosas con las cuales se debe tener cuidado cuando enfrenta a su hijo sobre las drogas.

Confrontar a los hijos sobre las drogas y posibles soluciones

Hay que tener en cuenta los siguientes dos cosas que no debe hacer para garantizar que se esta acercando a este tema tan delicado de la mejor forma posible.

Es importante si se acerca a su hijo suavemente pero con firmeza. Si grita y lo acusa, nunca va a admitir que esta en problemas.

Por otra parte este enfoque solo sirve para hacerlo más hostil hacia los padres y alejar cualquier posibilidad de que pueda ayudarlo y ofrecerle ayuda y apoyo.

Entendimiento es la clave. Debe tratar de entender que su hijo es normal y que hizo una mala elección. Pudo haber sido fácil para usted, durante sus años de adolescencia haber resistido la presión del grupo, pero los tiempos han cambiado y también las personas y las ideas.

Las presiones y el tratar de encajar se han vuelto hoy en día más graves en comparación con unas hace unas décadas. No se esta abogando por ningún hijo, sin embargo es necesario señalar que si usted ridiculiza las razones de hijo para recurrir a las drogas,  también puede decirle adiós a la conversación restante.

Todo lo que se va a obtener es un ambiente hostil, le pedirá que lo deje en paz,  y le dirá quien sabe que cosas.

Mejor exprésele su preocupación, hágale ver que sabe que esta en problemas y que realmente le duele verlo así. Pero ser sincera no es ser condescendiente. El abuso de drogas en los jóvenes es más común de lo que se admite.

El se negara el mayor tiempo posible por eso evite decirle que es un mentiroso y cosas así. Como decirle que como ha podido ser tan tonto para meterse en esas cosas o que quien lo va a ayudar si miente, no son buena idea.

El caso no es que se atreva a mentir, el caso es que no tiene el coraje para admitir la verdad delante de los padres. Así que lo mejor es mantener la calma y no hacerlo sentir obligado porque lo esta ayudando. 

Evite enojarse, porque eso va a traer más hostilidad a cambio. Si se da cuenta que esta realmente enojado y no puede manejar una conversación cargada de emociones, tómese unos minutos y cálmese, antes de seguir adelante haciéndole frente a su hijo.

Dígale a su hijo que lo ama. No le va a creer, pero dígaselo de todas formas, dígale que usted esta dispuesta para el siempre que necesite su ayuda y para apoyarlo en el proceso de dejar las drogas.

Dígaselo incluso si se burla de usted, el amor rompe barreras mucho más rápido que el odio y la ira.

Pídale que le diga la razón por la que decidió hacer eso y ofrézcase a encontrar una solución para el problema y deje que su hijo sepa que puede confiar en usted.

Si su hijo cree que decirle la verdad va a tener consecuencias funestas va a preferir no decirlo. Hable con la mayor honestidad posible si desea conseguir lo mismo a cambio.

Hay que evitar el drama y no decirle cosas como ¿Qué he hecho para merecer esto? o ¿Qué hice mal en tu crianza? ¿Cómo puedes hacerme esto a mi? ect. Esto no es acerca de usted, así que no haga el escenario para hacer que parezca que ha hecho mal de una manera fundamental. Su hijo ha cometido un error grande. De acuerdo. Quejarse no lo ayudara. Aparte de que en ese momento no le va a importar lo que usted diga y esta perdiendo las oportunidades si no consigue un control sobre usted mismo.

Hay que explicarle calmadamente que mientras los demás viven sus sueños el va a luchar con la adicción y la rehabilitación. Dígale que las drogas limita seriamente las habilidades y el potencial de vivir una vida normal y feliz.

Buscar ayuda profesional si se quiere saber como hacerle frente a las drogas, si se piensa que la adición ha progresado a una etapa en que las restricciones impuestas de parte de los padres no es suficiente hay profesionales que pueden ayudar a los hijos.