El rincón de “Valentina”





¿Desmotivaciones?


Navegando para encontrar motivaciones me he encontrado sitios que producen desmotivaciones y me ha sorprendido ver como cambian las cosas.

Lo ideal para todos especialmente los más jóvenes es dar una palabra de aliento y alegría a las personas con las que estamos en contacto permanentemente y aun aquellas que ni siquiera conocemos personalmente, pero con las que hablamos muchas veces durante muchos ratos que pasamos en la red.

No deberíamos fomentar estos sitios donde para diversión de unos pocos o quizás de muchos se hace burla de valores y sentimientos, señalando con palabras ofensivas defectos personales, situaciones injustas o haciendo burla de sentimientos tradicionales de afectos en general.

Porque la moda no incomoda y a todos les gusta estar a la moda. Y aun cuando vaya en contra de los principios de las personas, muchas veces por ser moda se sigue la corriente y va creciendo hasta volverse quizás algo parecido a un tsunami o una avalancha que practican todos en contra de todos.

Es bueno reírse de la vida, reír es saludable ¿pero de que nos reímos? ¿porque reímos? ¿y para que nos reímos?

Es bueno reír con inteligencia,  reír de alegría, tener instantes maravillosos en que cualquier chiste tonto nos causa risa o quizás algunas cosas que normalmente pasan nos hagan sonreír, la risa es saludable.

Sonreír no es burlarse, el antónimo de burla es respeto. Somos seres humanos con derechos y deberes, con valores y características espirituales especiales, la Biblia dice que somos hechos a imagen y semejanza de Dios.

Entonces para que vivir una vida sin razón, sin motivaciones, sin respeto y sin valores.
Respetarnos a nosotros mismos como personas, es respetar a los demás. Tratarlos como quisiéramos ser tratados. La diversión y la alegría sana van de la mano con el respeto.

Jesús dijo que amaramos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” No hay otro mandamiento más importante que éstos”.


Jadeen