La viña de Nabot y sus aplicaciones

El rey Acab hijo del Rey Omri, casado con Jezabel princesa fenicia (los fenicios eran una cultura imitadora, llena de dioses a los cuales adoraban,  inventaron el alfabeto de veintidós consonantes, que utilizaron los griegos para la construcción de su propio alfabeto) tenía al lado de su palacio una viña, que pertenecía a Nabot.


El rey Acab era un rey necio, desconocía o no le importaban las leyes, y también Jezabel una extranjera que desconocía las leyes de Israel, debido a que la mujer israelita no ejercía las funciones de gobierno que ejercen hoy en día las mujeres.

Jezabel era dominante y el rey había sido consentido en exceso, por eso tenía ese comportamiento infantil que le impedía tomar decisiones razonables y respetar a los poderosos del reino, porque no era alguien de poco valor el que tiene una viña al lado de la vivienda de un rey.

Debemos tomar nota de que a veces todos en las iglesias y en los hogares consentimos en exceso a los niños, porque creemos que es una forma de demostrarles amor y de que nos quieran más o quizás como es tan poco el tiempo que se disfruta de ellos en ocasiones por los compromisos, o en el caso de las familias disfuncionales, en que las visitas a uno de los padres están restringidas a unas horas y muchas circunstancias más que hacen que las personas no sean racionales y caigan en esas actitudes que dañan muchas veces las crianzas de los niños, especialmente de aquellos que en algún momento van a estar en eminencia.

Hay personas que como Jezabel están en eminencia por un compromiso matrimonial y se abrogan derechos constitucionales que no les corresponde y que no merecen, en el caso de las etnias que son minoría y no pueden gobernar una nación, por las limitaciones que tienen, ya que la palabra etnia de por si es una explicación.


En el caso de los reyes no se puede ni debe dar explicación al público en general, porque las leyes son totalmente diferentes a las del natural de las ciudades y pueblos, teniendo unas leyes estatutarias diferentes, regidas mundialmente por todas las naciones y tienen prioridades debido a la educación superior que han recibido desde el vientre de su madre y que los obligan a un servicio racional en las naciones, debiendo ser protegidos primeramente que cualquier otra persona de la nación a la que sirven.

Porque los reyes no son una decoración u ornamento carnavalero para diversión de pobres y ricos, sino para que haya prosperidad en las naciones, cesen las guerras, ayudar a instruir y entrenar ayudas idóneas para los gobiernos naturales de los países en que ellos están, por derecho de nacimiento o por herencia.

Así como se anhela maestros instruidos y sabios para que enseñen a los niños y jóvenes en las diferentes escuelas y universidades, debemos anhelar reyes, pastores, ministros cristianos y seculares, gobernantes y padres en los hogares que mejoren la vida en todos los estamentos.

¿Como sabemos cuando tomar la Santa cena o no? ¿Debemos pedir perdón a Dios y a los que hemos ofendido? ¿Cuando debemos pedir perdón a los hermanos en Cristo?