Si Jehová no edifica la casa en vano se afanan…

Salmo 127:1 Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.

Vemos que los salmos traen enseñanzas tan lindas que nos ayudan a manejar nuestras vidas cuando tenemos dispuesto el corazón y escuchamos la voz de Dios en nuestras vidas.


Muchas veces escuchamos los consejos de las personas que nos aman entre comillas, debido a que estas personas están pensando en ellas mismas y en la comodidad o tranquilidad que tendrán aconsejando cosas que en realidad no van a ayudar a aquella persona o personas que necesitan un buen consejo.

Dios no miente, ni es hijo de hombre para arrepentirse y el quita los aguijones que impiden que tengamos paz y que la casa que él nos da, sea edificada como conviene.

Cuando hacemos cosas basados en la voluntad propia, cuando no dejamos que el Espíritu Santo de Dios se mueva, no es que se manifieste, él está en y con nosotros, se mueve en medio de su pueblo, la unción que el derrama sobre su pueblo no se debe perder, no debe ser derramada en el piso, no debe ser pisoteada, debe ser recibida por todos y que sea de testimonio a todos aquellos que no han creído como en los que estaban en el aposento alto, relatada en el libreo de Hechos, en el Nuevo Testamento.

Las oraciones de los hijos de Dios no son en vano, cuando estamos en un mismo sentir, cuando estamos buscando la verdadera sanidad que trae la justicia de Dios.

Cuando una bendición está dada y los hermanos(nas) o hermano(a) en Cristo a pesar de tener el sentir de que Dios la dio y  es un hecho que se cumpla, se interponen con oraciones que no pasan del cielo raso, pero que van al infierno a ser recibida por los demonios y entorpecer momentáneamente la labor de Dios, es porque la bendición va a ser aún más grande y esperar en silencio y quietos delante de la presencia de Dios, confiadamente, porque si Dios no nos ama, no hay ningún amor sobre la tierra que valga la pena.

La Biblia dice que uno y el mayor atributo de Dios es el amor, que con amor eterno nos ha amado y nos ama, que nos jala con cuerdas de amor, ama al pecador, mas no su pecado y todas esas palabras que Dios en su infinito amor nos dice, como cuando dijo el profeta Isaías que todo pasara más su palabra eterna es y nunca jamás pasara.

Por eso te invito a que reflexiones, a que le digas a Dios que estás dispuesto(a) a creerle, a obedecerle, a esperar confiadamente en él.

También a pedirle al Espíritu Santo de Dios que nos guie a pedir como conviene y a saber que una casa como Dios manda requiere muchos cuidados, amor y reparaciones cuando ha sido descuidada muchas veces durante siglos, porque sumemos tres o cinco generaciones de 80 años cada una y nos daremos cuenta que hemos recibido con las bendiciones en herencia también muchas maldiciones y demonios familiares que nos guían por el mal camino.

Pídele a Dios que te ayude a cruzar el mar Rojo de la liberación y la sanidad, que los Egipcios tipo del mundo queden atrás y que si te persiguen él con su poder los ahogue en el mar de sus injusticias y pecados, hasta que Cristo los rescate o mueran sin salvación.