Disciplina de Dios para los hijos

Los padres que amonestan y disciplinan a sus hijos en amor
Los padres son los representantes de Dios en la tierra con los hijos y deben hacer lo mejor posible para su crianza, guiados por su palabra para hacer personas de valor en la vida.
No es fácil criar y educar a los hijos en esta época actual y generalmente cuando crecen los padres comienzan a apoyar a los hijos en su vida sin pensar que todavía pueden ejercer orden y disciplina con ellos.


Cuando los hijos crecen pasan a un plano de amistad diferente con sus padres, cuando se tienen buenas relaciones, pero en medio de toda esa nueva convivencia no se debe dejar el lugar de padres y tener una responsabilidad cristiana con ellos.
Parte de esa responsabilidad cristiana es amonestarlos en amor y si hay la necesidad de disciplinar hay que ejercer esa disciplina.
Muchas veces los resultados que se obtienen en la educación de los hijos es parte de la formación que los padres trajeron de sus respectivos hogares.
Los padres tienden a tener favoritismos por los hijos, hay un hecho que se vuelve tradición en medio de las familias y es que cuando hay un hijo que tiene problemas de alguna clase, se descuida totalmente a los demás y en ocasiones al cónyuge por ayudar a ese hijo que está en una mala circunstancia, gracias a su propia y mala decisión.
En esos momentos se debe tratar de guiar y ayudar a los hijos, pero sin olvidar que necesitan disciplina y que no debemos ser permisivos con el pecado, porque esto a largo plazo va a traer funestas consecuencias para todo el grupo familiar, especialmente para el hijo que está en circunstancias difíciles gracias a sus decisiones.
Ejemplo para edificación de las generaciones actuales se encuentran muy claramente en la biblia. Si recordamos la historia de José en Egipto, hay que darse cuenta que gracias al favoritismo que demostraba Jacob hacia él, necesito todas esas dificultades para ser moldeado y capacitado por Dios. (Génesis 37)
Vemos también a Jacob, que por el favoritismo de su madre tuvo que recorrer un largo camino de desatinos y engaños (Génesis 27), también en David vemos las consecuencias funestas de su permisiva autoridad para con los hijos.  En 2 Samuel 15-1, y otras varias citas bíblicas  muestran la debilidad de carácter que ejercía el rey David en su vida familiar.
En el libro de Proverbios encontramos observaciones sabias sobre lo que es la maternidad y paternidad de los hijos.
Por eso se debe pensar muy bien en ejercer la disciplina adecuada a los hijos, para que puedan recibir corrección y enderezar sus caminos, encontrar la verdadera sanidad y salvación en Jesucristo que es el verdadero camino, la verdad y la vida.

Dios te bendiga