Abraham y su fe

Las promesas de Dios a Abraham

Las promesas de Dios a Abraham son únicas en su genero.

Génesis 12:2-3 12:2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 

12:3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. 


Génesis 13:15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

13:16 Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada. 

13:17 Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré. 

15:4 Luego vino a él palabra de Jehová, diciendo: No te heredará éste, sino un hijo tuyo será el que te heredará. 

15:5 Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. 

15:6 Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia. 

Quizás esta sea la promesa más importante de todas para Abraham como hombre, que su descendencia seria engendrada por el mismo, no por adopción.

17:4 He aquí mi pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes. 

17:5 Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. 

17:6 Y te multiplicaré en gran manera, y haré naciones de ti, y reyes saldrán de ti. 
17:7 Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. 
17:8 Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. 
17:9 Dijo de nuevo Dios a Abraham: En cuanto a ti, guardarás mi pacto, tú y tu descendencia después de ti por sus generaciones. 


Vemos que las promesas de Dios a Abraham fueron 
inconmensurables por su alcance, en ti serán benditas todas y todas son todas las naciones de la tierra. 

Multiplicación, Dios le dice a Abraham que de el saldrán reyes, que sus descendientes serán en numero tal que no se podrán contar porque su número alcanzara las estrellas de los cielos o las arenas del mar. 

Cuando nos remitimos a la persona de Abraham, podemos imaginar a un hombre un poco fuera de lo común en fuerza, tosco, sin afeitarse diariamente, con vestiduras extrañas a esta época y en un ambiente donde no se conoce el ADN, ni nada sobre genética, adelantos modernos, ondas de radio o televisión, tecnología de ultima generación y puede parecernos un caos, que una persona tan rustica pueda abarcar tanto.

No había tiempo de sobra o quizás en ocasiones si, no sabemos exactamente en que empleaban este tiempo y si sabemos que había que poblar la tierra, por lo tanto Abraham fue muy feliz con estas promesas.

Cuando pensamos en la familia de Abraham nos viene a la mente como padres, el hijo de Abraham llamado Ismael, podemos pensar en aquel primer hijo desplazado por la llegada del segundo hijo llamado Isaac, le quita el tiempo que se le dedicaba totalmente y que era solo de Ismael, lo más probable es que hasta la atención de Sara estuviera centrada también en Ismael porque era el único niño cercano de la familia.

No fue inmediato el alejamiento de Ismael, este alejamiento se presento cuando Isaac ya había crecido un poco, debido a que Ismael no respetaba a sus iguales. Tenia un lugar de privilegio en la casa de su padre según vemos, porque participaba de las intimidades de la familia.

La época del destete era a los tres años y fue el momento en que se le celebraba una gran fiesta por el acontecimiento y fue cuando Ismael hizo burla de su hermano. Quizás las aptitudes del carácter de Ismael eran aprendidas de su madre, que no dejaba de ser una esclava.

También los hijos de Cetura fueron apartados de Isaac y su herencia, vemos como el pueblo de Madian descendientes de Abraham  contendía con el pueblo de Israel.

Trayendo a la época actual la familia de Abraham, nos podemos preguntar si suceden cosas parecidas entre hermanos y como debemos aplicar este pasaje para poder tener la sabiduría de Abraham en las relaciones no únicamente de padres e hijos cuando son de diferentes parejas, sino entre los hermanos.

Recordemos que hay hijos que son nacidos de una sola pareja y hay diferencias irreconciliables, cuanto más cuando son hermanos únicamente de un solo padre.

Abraham a pesar de tener hijos con tres mujeres, se acogió a la voluntad de Dios en cuanto a Isaac, fue un buen padre hasta donde dieron sus fuerzas. No dejaba desamparado a ninguno de sus hijos, porque en el caso de Agar obedecío a Sara con la aquiescencia de Dios, con Cetura cuando los despidió, dice la Biblia que les dio regalos y fueron herederos de las promesas bíblicas de su padre.

Seguía las leyes de Israel que nombraban heredero al primogénito. El primogénito en este caso era Isaac por haber nacido del matrimonio con Sara, ya que Ismael era hijo de la esclava.

También podemos remitiéndonos a la familia de Abraham y otros patriarcas sacar enseñanzas provechosas que nos ayudaran a entender algunos problemas familiares actuales y sus razones.

Abraham era un padre responsable, en la actualidad hay muchos padres irresponsables que engendran a los hijos para no responder, rechazarlos y dejarlos a la deriva de la vida y sus problemas.

En la actualidad hay enredos familiares mucho más dificultosos en ocasiones que en los de los tiempos bíblicos, pero para todo hay solución en la vida. Dios apareja todo para que podamos encontrar paz y realizar una mejor labor con nuestros hijos, aun nietos y familiares cercanos que requieren un adulto que los encamine y aconseje sabiamente.

Para aconsejar con sabiduría debemos aprender de los hechos e ilustraciones bíblicas, para compaginarlas con las verdades de la Biblia y tener una bendición grande en nuestras generaciones.

Dios te bendiga