Bendiciones retenidas 1


Bendiciones Retenidas

Dios es Dios de bendición y abundancia. El dice en su palabra que no nos dejara ni nos desamparara.

A veces las personas buscan con gran ahincó bendiciones que les parece  ya las tienen en la mano y de pronto se dan cuenta que no reciben y que están cada vez peor.

Pero estas cosas suceden por varias razones.

  • Una de ellas es que a veces se busca a los ministros del Señor para que oren por ellos y para que los ayuden con vigilias y ayunos, pero la persona esta en dos aguas. No se afirma. Solo busca al evangélico como una solución a sus problemas y necesidades.
  • Hay una necesidad imperiosa en la persona que es nacida de nuevo. Esa necesidad se llama hambre de Dios, de su palabra de conocerlo, de agradarlo. Y esta manifestación es debida a ese espacio vacío en los corazones del ser humano que solo Dios puede llenar.
  • Otra de las razones es que se tiene la mira puesta en lo material, en las riquezas supuestas que Dios va a dar, que va a llenar nuestra vida de negocios maravillosos y que ya no tendremos necesidad de trabajar mucho para vivir como se quiera.
  • El verdadero evangelio, la vida nueva en Cristo Jesús, no es ninguna de estas cosas.
  • El Señor quiere enseñarnos las verdaderas riquezas del reino y las que se tienen y no se valoran.
  • La mayoría de las personas son malos administradores de lo que han recibido por gracia y esto trae la consecuencia de los desordenes en la vida familiar, económica y en tantas cosas que son problemas para los cuales en el mundo no hay salida.
  • Cuando los hijos se pierden en los vicios, en la desobediencia, en querer hacer lo que se les da la gana, sin darle sentido a sus vidas. Se debe analizar lo que los padres han hecho para fundamentarlos.
  • Cuando son violentos, maltratadores y otras cosas mas. Se debe mirar donde aprendieron esas cosas y la raíz del mal que esta aquejándolos a ellos y a sus padres
  • Muchas personas buscan a Dios por sus motivos propios, sin querer escuchar lo que Dios les quiere decir y mucho menos sin querer lo que el en su infinita y maravillosa bondad quiere dar.
  • 4:3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.
  • Porque debemos pedir conforme a la voluntad de Dios, para recibir aun mas abundantemente de lo que esperamos y para que se logre, se debe someter a la voluntad de Dios, guiados por el Santo Espíritu de Dios.
  • Por ultimo se deben abandonar las practicas que son abominación para Dios, las cuales son hechicerías, mentiras, contiendas, borracheras y todo lo que dice la palabra de Dios que es la Biblia, para recibir las bendiciones esperadas, Dios es Dios de Prosperidad y paz.


                                       Dios te bendiga,

                                                                                       Jadeen