Corazón agradecido con Dios

La Biblia en muchos versículos nos habla del corazón del hombre, nos dice que es engañoso, dice sobre las intenciones de él y muchas cosas más, incluyendo los corazones de piedra, los cuales son los que están endurecidos, llenos de malas cosas, bajas pasiones y sobre todo muchas veces lleno de rencor y falta de perdón.

Un corazón duro es muy difícil de cambiar, inclusive las personas que tienen a Cristo en su corazón padecen muchas veces de dureza de corazón y muchas cosas más.
Para Dios no hay nada imposible, el cambia los sentimientos y pensamientos cuando dejamos que quebrante el yugo del enemigo en las vidas.

No es fácil para nadie darse cuenta de sus propios errores y mucho menos cuando esa dureza de corazón de una persona arrastra a las demás a seguir sus propias ideas y principios.

Un ministerio no es de dos personas, un  ministerio de Dios, lleno de dones y talentos es de una sola persona. Esto incluye a una segunda, tercera y cuarta y hasta una congregación entera para respaldar el ministerio que Dios da a una persona.

En las iglesias evangélicas hay una religiosidad al respecto de los ministerios, especialmente los pastorados. El pastor es uno solo, la esposa del pastor es como al primera dama de un gobierno, tiene sus propias funciones y puede participar en algunas actividades del pastor, pero las funciones de pastor y responsabilidad de todo lo que tiene que ver con el pastor o el ministerio de maestro, evangelista, profeta o cualquier otro ministerio que se ejerza es de la persona que tiene el llamado y el conyugue sea hombre o mujer debe sujetarse a sus funciones y no tratar de ocupar el lugar de ministro llamado por Dios y que será el que tendrá que dar cuentas antes o después al Señor y será responsable de todos sus actos y responsabilidades ante Dios y ante la congregación donde ejerce su ministerio.

Cuando Dios hace el llamado a un ministerio el (Padre, Hijo y Espíritu Santo) capacita a la persona para ejercer ese llamado  y que sea un ministerio de poder y bendición.

Cuando sin darse cuenta se comienza  a dejar que las personas vayan tomando atribuciones y mando en el ministerio que se ejerce, este ministerio comienza a fallar,  se entorpece las almas y la duda y miles de conflictos se dan en las congregaciones.

Dios es Dios de orden, y si se deja que el desorden material alcance al orden espiritual, no va a ser de bendición ninguna clase de ministerio.

Hay un nuevo ministerio que encierra algunos de los anteriores utilizando la tecnología actual y eso no está fuera del orden de Dios, porque si así fuera, los evangélicos no usarían los teléfonos móviles,  no podrían ver televisión y mucho menos subirse a un transporte;  todo esa tecnología es inventada por el hombre con la inteligencia que Dios le dio y no se puede retroceder a la época de las cavernas. Pero si se puede bendecir a todas las almas que necesitan recursos santos para su vida, para conocer más de la palabra y así como se utilizan otros medios de comunicación para evangelizar y también aconsejar, dar oración, se puede hacer con el debido orden y con las condiciones que Dios requiere, palabra y mucha bendición por medio de la web.

Por eso debemos tener un corazón agradecido para con Dios, que permite que sus hijos y su pueblo en general pueda competir con el mundo y la carne, usando el Internet para bendecir a las naciones.


Porque el amado de Dios en el tiempo Bíblico del rey David, que era el mismo rey David, sabia como agradar a Dios  y toda esa palabra y lo que escribía para el Señor está en la Biblia y ha ayudado y seguirá ayudando para saber lo que Dios espera de sus hijos a pesar de las faltas y caídas, él es fiel y su fidelidad es para siempre y ayudara al justo a levantarse y a seguir el camino de rectitud y crecimiento cristiano que se necesita en cada corazón de los hijos  de Dios.