Lo que realmente es la maldición por la desobediencia

12:2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 
12:3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.


Vemos que Abraham es el amigo de Dios y en la Biblia hay encerradas promesas que a la hora de reclamarlas debemos tener en cuenta ciertas cosas para que se den.

Dios no escogió a Abraham al azar, sino porque era coheredero de la promesa  que le hizo a Eva y sabía de las cualidades que el tenia; especialmente la obediencia que demostró Abraham al ofrecer en sacrificio a su hijo, por eso es que Isaac es el hijo de la promesa.

Las personas tergiversan esta parte de la Biblia que tiene una sana explicación y una gran enseñanza, el suicidio no es de Dios, Dios no acepta a los suicidas, por lo tanto el suicidio es reprobado por Dios.

Le promete varias cosas y especialmente en la que dice que bendecirán a todos los que los bendigan y maldecirá a todos los que los maldigan.
Aquí en este versículo no está hablando de maldiciones de chisme, de murmuración y todas esas cosas que dañan la moral y buenas costumbres. En estos versículos las bendiciones y maldiciones se refieren a la obediencia y desobediencia a Dios y a las personas que él tiene en autoridad.

Muchas veces pensamos que la autoridad final es aquella a la que acudimos en la congregación como por ejemplo el pastor o un anciano o anciana, la autoridad mayor esta en Dios y este la delega en quien tiene la razón aunque no pueda usarla y aún más cuando puede usarla.

Cuando una persona entra a la fuerza en un grupo familiar, hecho que aconteció y sigue aconteciendo en todo el mundo y que muchas veces aparentemente es aceptada y respetada esta persona ocupando un lugar de mando sin tener derecho a él, sin tener el conocimiento previo para ejercerlo y de acuerdo a sus capacidades puede integrarse fácil o difícilmente.

Pero cuando a pesar de esa imposición no es aceptada e insiste y por medio dudosos alcanza objetivos aparentes, esta persona podemos decir esta maldita y tiene maldiciones que difícilmente podrá deshacerse de ellas.

No son las personas a las que se impone, no son las personas a las que aflige y roba, las que le desean únicamente la maldición sino que esta promesa que está en la Biblia, es para aquellos que tienen esa necesidad especifica de maldecir y ser libre a su vez ellos mismos de la maldición.

En el antiguo testamento habla de las bendiciones y maldiciones a la obediencia y son una realidad de la vida diaria, por eso debemos tratar de estar en paz y en obediencia a Dios y a todos aquellos que nos debemos.

Es triste que muchas veces los hermanos y  familiares que quizás hasta hayan compartido muchos años de bendición y amistad se separen totalmente por causa de maldiciones que se pudieron superar, pero que la envidia o el deseo de hacerse sentir dominando a las personas por los motivos que sean acaba con la convivencia y daña toda posibilidad de reconciliación.

Por eso debemos y podemos reclamar estas promesas actuando en justicia y para ser libres de la opresión del enemigo, porque la palabra de Dios dice que conoceremos la verdad y la verdad nos hará libres y si conociendo la verdad y siendo libres nos entorpecen y son tropiezo a nosotros y a nuestras vidas no queda más que la maldición eterna de aquellos que provocaron la confusión de rostro de los hombres y familias que buscaban la sabiduría y el amor de Dios.

Es una enseñanza para adultos y es muy grave predicar estas cosas, pero las situaciones que viven muchas personas en el día de hoy nos hace dar enseñanzas de esta clase porque es peor maldecir con el corazón y no con la boca para reconocer nuestro pecado ante Dios de falta de perdón por todos aquellos males recibidos y si nosotros no enseñamos estas verdades bíblicas las personas no creen a Dios y toman venganza por su propia mano, debemos dejar lugar a la ira de Dios y la justicia de los hombres.

Esto me ayuda a recordar los abuelos de mi sobrina, ellos fueron muy generosos con ellos siempre, pero lo más importante era que a pesar de que no estaban en la misma ciudad tenían una excelente comunicación con todos en la familia. 

Es muy lindo que a pesar de las desavenencias familiares; muchas veces hasta en los divorcios, los adultos mayores que tienen una buena economía y mucha responsabilidad de lo que es la familia (debido a que el hecho de que nos equivoquemos en experiencias anteriores o en nuestra juventud no quiere decir que se va a seguir en el error y no ejercer autoridad y usar la voz de la experiencia para ayudar en los años de la madurez) ayuden en la manutención de los nietos y si se llega a los biznietos igualmente, no solo económicamente sino dándole enseñanzas y explicaciones que van a perdurar a través de los años y nos van a ayudar a ser mejores padres y a ellos a tener confianza en la vida y caminar en paz.