José y la esclavitud

José el esclavo

Esclavo es aquel que no tiene derechos y que tiene un dueño. Siervo es aquel que sirve por una paga y el libre es aquel que de alguna manera tiene para su sustento y el de su familia y puede hacer lo que quiera.

En la Biblia todo tiene un significado y Raquel era la segunda esposa de Jacob, así que el hijo mayor de Lea que era el primogénito y por tanto era el hijo con el derecho de la herencia. Esto quería decir que era el que esperaba mandar y tener la autoridad sobre todo lo que dejara Jacob, se convertiría en el patriarca y probablemente el temor a que Jacob le diera primacía sobre los demás a José. Hoy en día pasan cosas parecidas, teniendo en cuenta que en los tiempos bíblicos la mujer actuaba de una forma delante del marido y de otra en privado con las demás mujeres y que debían dar cuenta de sus actos, temiendo las consecuencias.  

"Trayendo estas situaciones a la actualidad sabemos que todavía hay estos lineamientos de una forma más moderna y que las mujeres debemos ser más prudentes, apoyadoras de nuestro genero y no quedar en la ignorancia de como día a día las mujeres con grandes luchas y pagando un precio muy alto fueron logrando obtener sus derechos y que eran considerados privilegios inmerecidos, para valorar a las demás mujeres y aprender a compartir buenas enseñanzas para los hijos(as)" .

Por eso la forma más efectiva de deshacerse definitivamente de José, fue vendiéndolo como esclavo y vemos que esa esclavitud permaneció como una condición en su vida hasta el momento de su muerte. Lo peor fue que ellos fueron sometidos al mismo castigo y en su tiempo comieron de ese fruto sus siguientes generaciones a pesar de la bendición patriarcal. Vemos como un mal retorna cobrando un precio que no es fácil de pagar.

Faraón tuvo esa liberalidad con José porque es tipo de Satanás y conocía el resentimiento y dolor que le había causado su familia, trabajando eso a favor de su reino, porque reconocía las capacidades de José. Pero Faraón no caso a José con una hija de él, sabia que un hebreo usurparía mucho después el trono egipcio y Faraón no era tonto, José pudo pedirle que le diera libertad de irse y no lo hizo, prefirió la gloria de una casa ajena a ocupar su lugar en medio de su familia de sangre.

Aunque José actuaba con honestidad en los negocios de Faraón, velaba por los intereses de Faraón que era quien le había dado un lugar de mucho honor en su casa. Cumplía con su deber de manejar las rentas de Egipto de manera que el beneficio fuera para Faraón y su familia.

Así muchas veces nos falta humildad para muchas cosas y Dios debe trabajar en todos, reconocer nuestros pecados y debilidades, buscar la gloria de Dios y respetar los preceptos de los mayores para nuestra vida.

Vivimos esclavos de situaciones, de emociones, de vanidades, de orgullo y nos olvidamos de vivir en santidad para Dios. José era esclavo de Faraón, porque quiso ayudar a su padre y familia, quiso acercarse a ellos en una mejor posición y no dejarse avasallar nuevamente por sus hermanos.

Bajo ningún punto de vista podemos conciliar con el reino de las tinieblas, cuando conciliamos con Satanás y sus demonios caemos en su lazo y rapidamente perdemos la salvación. Jesús nos da la salida, podemos llegar confiadamente al trono de su gracia y clamar de su misericordia.

Hoy en día tenemos el poder del Espíritu Santo de Dios para enfrentar las malicias de Satanás, para enfrentar las luchas diarias con familiares y personas que se dejan usar mal. Porque hoy en día con las armas de nuestra milicia, que son las armas espirituales que Dios ha dispuesto para su pueblo podemos transformar el mal en bien, ayudar a aquellas personas que son ciegas espirituales a conocer el verdadero Dios y a recibir su gracia, misericordia y amor.

De estas observaciones sobre José quizás puedas concluir otras y aportar conocimiento a otros. También si en tu vida y en la de tu familia ocurren hechos similares o diferentes que causan rechazo, dolor, rencores y otros sentimientos que dañan la armonía y convivencia. No t olvides que tienes un hermano mayor que nunca falla y que abogado para con el padre es. Esta intercediendo por ti, por todos en la presencia del Padre.

La historia de José comienza en el libro de Génesis 37.

Dios te bendiga