Las bendiciones de las oraciones

México

México es un país grande en comparación con otros países latinos, sus límites con Estados Unidos son peligrosos y como toda zona fronteriza hay de todo lo malo que puede haber en una ciudad.

Pero hay algo especial en México y es su rica cultura, por ser un país de paso impide un control suficiente para erradicar el narcoterrorismo y se debe pensar en ayudas humanitarias para ellos, porque diariamente hay muchos muertos, debido a las guerras de pandillas y otros flagelos que acompañan a la droga.

Las ayudas humanitarias muchas veces no son fáciles, realmente no se necesita únicamente el recurso económico ya que debido a sus grandes territorios, aparentemente deshabitados mucho para el que no conoce a los latinos son muy difíciles de visitar.

Como en todo país multicultural tiene sitios y regiones turísticas que en apariencia son muy atrayentes para el turista desprevenido.

Pero como sucedió hace algunos años en los países de América del Sur,  hay una guerra que esta fuera de control. Esta guerra interna y externa por sus zonas fronterizas está acabando con los pocos o muchos recursos naturales de acuerdo a las regiones.

Todo el mundo piensa en las cosas que suceden  en las noches mexicanas, pero no se acuerdan de que el procesamiento y traslado de las drogas dañan no solo el entorno, sino que las personas que son usadas en todo el proceso de este y otros tráficos ilícitos está creando una sub-cultura interna que esta dividendo los diferentes estamentos gubernamentales y causando un caos que destruye todo y que hace que haya una pugna parecida a la que se vivía en el pasado, el antiguo oeste norteamericano y otras batallas que libraron los Estados Unidos, se han ido trasladando para este país pensando que así libran a los demás países ya deteriorados, sin recursos naturales y con un dinero que para nada sirve.

Como en toda lucha por el poder y suplir las necesidades familiares el ignorante es vencido por el avariento, pero hay personas que ignorantes o no ignorantes quieren ayudar con toda clase de recursos y el evangelismo es necesario, aunque sea a distancia.

No debemos tener en poco el poder de Dios y no debemos unidos en un mismo sentir orar, ayunar, interceder por los países latinos en guerra. Primeramente los de la familia y la familia de la fe, que es América en general.

Somos americanos, estamos en América, no somos Norteamérica, ni suramericanos y tampoco Centroamérica, somos América unida en un mismo sentir por todos los países Americanos.

Tenemos emociones, especialmente los evangélicos cuando Dios necesita lagrimas nos da ganas de llorar, el brazo de Dios lo mueve la intersección, el dolor de las madres, las mujeres y los hombres somos intercesores, pero especialmente las mujeres que podemos hacerlo con más libertad.

Bendice tu casa, bendice tu familia intercediendo por América y por aquellas cosas que Dios demande personalmente de cada uno.


La oración intercesora en unidad fortalece, cuando intercedemos por nuestros familiares y amigos somos de bendición, primeramente los hermanos en la fe.