Un misionero de Dios

La cultura de los pueblos y los misioneros

La Nueva York actual no es la misma que la Nueva York de Nicky Cruz, ya que Nicky Cruz fue abatido (derribado del lugar alto en que estaba) de las pandillas Mau Mau, al conocer de Dios y recibir la bendición, se convirtió, llevando la palabra y desarrollando un ministerio de poder en la ciudad. 

David Wilkerson fue usado por Dios para reconstruir espiritualmente la ciudad de New York, que está en los Estados Unidos de América, en algún momento de su camino se olvidó de la ciudad, su ciudad y quiso brillar en el mundo cristiano siguiendo la gloria humana y olvidándose de la Gloria de Dios.

Recordemos que la palabra dice que uno con Dios es multitud, la oración, el ayuno, la verdadera entrega a Dios para que transforme y cambie va moviendo el ejercito de Dios en favor de una sola oración, un solo clamor y el ministro que uso Dios fue Nicky Cruz.

Un ministerio de poder no anda cambiando de lugar, la permanencia, la humildad del trabajo que día a día se realiza es lo que le da valor y ayuda a que la confianza, el amor y temor al Dios verdadero se fundamente diariamente. 

Esto es cultura norteamericana y tiene que ver con la historia de New York que implementa sus ancestros del oeste norteamericano y que tenia que ver con los pistoleros famosos. Que para adquirir más fama un nuevo o novato pistolero tenia que matar al más famoso y ser el reemplazo del que eliminaban. 

Así David Wilkerson y Nicky Cruz cambiaron o no una fama por otra; las pandillas se volvieron más fuertes, debido a que delegaron los ministerios a personas sin la debida formación y experiencia. Lo que causa diversificación de la delincuencia y lucha del estado para poder proteger al ciudadano y cumplir con su deber.

Así la permanencia del padre del hijo prodigo; hizo que regresara el hijo que creía perdido, no otro, ni uno nuevo, sino su propio hijo que reconoció sus errores y se dio cuenta que la labor de su padre no terminaba, pero la de él si comenzaba nuevamente.

Dios es Dios de verdad, no de maldición, cuando somos obedientes, cuando retomamos el camino que él nos manda retomar, es cuando vamos a dar verdadero fruto.

Honrar a padre y madre es más que una palabra, honrar a padre y madre es seguir los propios instintos, ayudados por los conocimientos adquiridos en el hogar.

Los hogares en desorden, donde se dice una cosa y se hace otra, funcionan cuando la cabeza que es la madre, da testimonio y espera el tiempo de Dios para tomar el azadón y trabajar.

El hombre debe trabajar en su lugar, en el campo, en la calle, en las oficinas, en las empresas y en todo lugar que se requieran hombres que manejen con valor y confianza la ciudad y el campo.

Las mujeres desordenadas tienen hijos desordenados que no saben andar por la vida, que a todo momento requieren la ayuda de todos los familiares para encontrar una buena forma de vida y así quizás nunca la lleguen a encontrar.

Hay un tiempo para aprender y un tiempo para dar fruto ¿Qué fruto estas dando tú? ¿Entiendes que es ser ama de casa? ¿entiendes lo que es ser madre cabeza de familia? Dios si hace acepción de personas, no porque él quiera sino porque es justo y su justicia permanece.

No es lo mismo la hija obediente que se casa en las reglas de Dios, que la desobediente que porque tiene la edad suficiente se va a vivir con el hombre que ella quiere, aunque no le convenga a la familia.


Dios te bendiga