La obediencia y la desobediencia

Vemos que Abel era obediente a Dios, pero Caín siempre estaba buscando ocasión de hacer caer a Abel, la muerte de Abel fue un proceso que termino desencadenándose porque Caín fue sordo a la voz de Dios y la desobediencia unida a la envidia que es de Satanás, la serpiente antigua, siempre está buscando la forma de dividir, de fomentar la desobediencia, de ser la primera en la mesa ajena, de robarse los momentos felices de los demás, porque no sabe crear los momentos propios y así una cosa cuando  no hay disciplina va llevando a la otra.

Las ataduras si no se reconocen a tiempo, crean ligaduras cada vez más fuertes que se vuelven cadenas,  para romperlas es un precio muy alto a pagar.

Si se leyera un poco más de literatura cristiana, para aprender a desglosar la Biblia y ser libres de los pecados de muerte que habla la Biblia en el nuevo testamento, el mundo sería mejor y cada día más almas alabarían a Dios.

Recuerdo con mucho cariño un escritor cristiano llamado Neil Anderson, me ayudo a entender ciertas cosas espirituales que solo se quebrantan con oración y ayuno, como dijo Jesús cuando estaba en la tierra.

Hay que ser cristianos verdaderos, pero también cuando se deshacen las fortalezas infernales en la vida personal de cada uno, no se puede dejar que las personas más cercanas quieran devolvernos a esas prisiones de las que fuimos libres y no perder la sanidad y lo que es peor la salvación.

De nada sirve asistir a la iglesia regularmente si seguimos en las mismas circunstancias que vivimos siempre, al cristiano se le debe ver el cambio, el crecimiento, las ganas de servicio.

El cristiano debe ser de bendición, cuando ve que es un tropiezo para las personas que tiene a su alrededor, debe en oración buscar la causa del tropiezo y tratar de que Dios y su Santo Espíritu lo guie a encontrar las causas y sanar su vida, su tierra, su herencia.

Dios te bendiga


Jadeen