Las Herramientas del Maestro


Las herramientas del Maestro suponemos que están en el taller del maestro y estas herramientas no son solo instrumentos como un martillo, el serrucho y demás implementos de carpintería que siempre se toman para ilustrar muchas historias de Jesús y su papa cuando estaban en la tierra.



Las historias bíblicas sirven para que nosotros o sea todo el mundo aprenda que debe trabajar en algún oficio o labor, no importando de la clase que sea, aunque sea tan humilde como un carpintero.

No solamente ilustran el trabajo sino que dan ideas de cómo debe ser el comportamiento de todos, especialmente de los padres con los hijos.

Las herramientas que usa Dios en la tierra no son únicamente utensilios materiales, sino también a las personas; como utilizo a José con Jesús.

José era un carpintero, pero más que su oficio debemos entender que la herencia espiritual de José era muy parecida a la María y era un hombre que brillaba por su amor a María, su paciencia y quien sabe cuántas cualidades más que sirvieron para que ayudara en la crianza de Jesús.

Sin muchos alardes ayudaba a María en la crianza de Jesús y a puertas cerradas, tenía un comportamiento ejemplar.

Su nombre tiene el significado de añadir, aumentar, quizás María tenía su dote o la recibieron con los regalos que trajeron los magos de oriente y José fue sabio y la aumento, la Biblia habla muy poco de José, pero de lo que si podemos estar seguros era que fue un varón de Dios,  con una gran calidad humana, ya que Dios le concedió el privilegio de cuidar a su unigénito hijo, para que se cumpliera el propósito de el en la tierra.

De lo que si podemos estar seguros es que no fue mal padre, no le gritaba, ni le pegaba a Jesús y como decíamos tenía un buen comportamiento.

Muchas veces las mujeres inician una nueva relación, casándose por la iglesia en esta nueva relación, trayendo a la unión un hijo de la relación anterior sin pensar si el nuevo padre es idóneo para el hijo o los hijos que tiene la pareja, o si el hijo va a tener una buena relación con el padrastro o madrastra.


Por eso hoy te pregunto ¿Qué esperas de una nueva relación de pareja? ¿En qué lugar tienes relegado a tu hijo o hijos que en primer lugar esta una persona que casi ni conoces? ¿Amas tanto o tan poco a tu hijo para sacrificarlo por una relación? ¿Conoces lo suficiente a la nueva pareja como para lanzarte sin pensar más en una relación? Estas y muchas otras preguntas deben hacerse todas las personas que quieren tener una nueva relación afectiva que funcione y que sirva para renovar su vida en todos los sentidos.